Comunidad: Lee y comparte

Xinzo de Limia tiene un “Entroido” singular. Si en alguna parte de Galicia se conservó en toda su integridad la vivencia profunda del tiempo de carnaval es en la villa de Xinzo de Limia.

Figura como referencia destacada entre uno de los mejores carnavales de España y Portugal, e incluso de Europa, por lo que es acreedor del título de “Fiesta de Interés Turístico Nacional”. Esta distinción se debe por una parte a la figura de la “Pantalla”, personaje central de este carnaval que posee una gran vistosidad en su indumentaria y movimientos, batiendo las características vejigas de vaca hinchadas, acosando a todo aquel que no se haya disfrazado y alegrando la fiesta al son de las campanas.

Por otro lado, tal distinción se debe también a la amplitud de su ciclo festivo, de cinco semanas de duración!

Las Pantallas van vestidas con una máscara que recuerda a los carnavales de muchos sitios de europa, y está hecha de cartón y papel, harina y agua y luego se pinta. Además esta mascara cubre toda la cabeza y lleva unos flecos colgando. El traje está compuesto de una camisa blanca, unos calzones largos blancos, unas polainas negras y una capa roja con cintas. Y también en su cinturon portan cencerros y campanas para avisar de su presencia.

Ejerce como símbolo de los poderes que regían la vida de Xinzo: el religioso, el judicial y el social. Las Pantallas son una variante única y singular en el porte de virilidad y hermosura de bellas máscaras medievales europeas, que recogen elementos de ritos paganos de fertilidad.

El Tiempo de Entroido abarca los cuatro domingos consecutivos previos al Martes de Entroido, y el último domingo conocido como Domingo de Piñata. Los momentos clave de la fiesta son el Domingo Fareleiro, en el que la harina es utilizada para blanquear a la gente con una función simbólica de purificación. El Domingo Oleiro las ollas de barro serán las protagonistas en un juego popular; si alguien las rompe será objeto de burlas en público y tendrá que pagar una botella de vino. El Domingo Corredoiro tiene lugar la Carrera del Meco, en la que los jóvenes persiguen al carro que lleva el muñeco (símbolo del rey) para ser colgado más tarde en la Plaza Mayor. Sabado, domingo, lunes y martes de Entroido: días en los que la villa se transforma en un espectáculo de humor, ingenio y belleza. El toque dramático del Entierro de la Sardina lo aportan curas, viudas, sacristanes y lloronas, que parodian un entierro clásico, en el que la nota es el dolor por la despedida del Carnaval.

El último rito del Entroido es el Domingo de Piñata, en el que la gente se resiste a aceptar que acabó el tiempo de fiesta, de burla y de máscara. Vuelven las Pantallas a las calles, aún queda tiempo para que los más atrevidos salgan una vez más.

Calendario del Entroido

-Petardazo: 8 de febrero

-Domingo Fareleiro, una batalla pasada por harina: 9 de febrero

-Salida del Meco: 15 de febrero

-Domingo Oleiro, lanzamiento de ollas de agua: 16 de febrero

-Sábado de Mulleres: 22 de febrero

-Domingo Corredoiro, as comparsas comienzan a invadir las calles del municipio para dar paso al verdadero “O Entroido”: 23 de febrero

-Entroido: 1, 2, 3 y 4 de marzo

-Entierro de la sardina: 5 de marzo

-Domingo de Piñata 9 de marzo

 

 

Fuentes: www.galiciaenpie.com, www.xinzodelimia.es, www.berenguela.com

Qué ver en Bilbao
 Bilbao es una de las ciudades más hermosas y con más historia que podemos visitar en España. A su atracción turística más popular, el Museo Guggenheim, se le suma el extraordinario atractivo del Casco Viejo, que refleja en cada uno de sus rincones la historicidad de la ciudad, así como otros edificios y lugares de interés. Si vas a organizar un viaje por el País Vasco, estás obligado a conocer y explorar esta magnífica ciudad. Aquí te mostramos una selección de lo que puedes ver en Bilbao.

Museo Guggenheim

Qué ver en Bilbao: Museo Guggenheim

La mayor y principal atracción turística de Bilbao es el Museo Guggenheim. Hoy día se ha convertido en una de las construcciones de arquitectura contemporánea más famosas y apreciadas del mundo. Construido por el arquitecto norte americano Frank Hehry, el Guggenheim sorprende, especialmente, por el fascinante diseño del edificio lleno de curvas, formas y recubierto en titanio, piedra y cristal. En el exterior, además, podemos contemplar impresionantes esculturas como la gigantesca araña de metal, la escultura de esferas de metal y otra escultura cubierta de flores que simula la forma de un perro, al que los bilbaínos han bautizado como Puppy, convirtiéndolo en la mascota de la ciudad. Visitar el conjunto arquitectónico del museo por la noche, con el reflejo de las luces de la ciudad es realmente espectacular, no dudes en incluirlo a tu lista de qué ver en Bilbao.

En su interior, el Guggenheim acoge numerosas obras del arte moderno del s. XX y XXI con una Colección Permentante y muchas exposiciones temporales. Es también el escenario de otras actividades artísticas relacionadas con la música, la moda, la interpretación, etc.

 Casco Viejo

Este es otro punto de interés que debes ver en Bilbao. El casco viejo, conocido también como “las siete calles”, es la zona con más ambiente de la ciudad, está repleta de bares y restaurantes en los que puedes probar los famosos pintxos de la cocina vasca. Dedícate a pasear por las calles, ver las tiendas y acercarte a las costumbres de la gente local.

En el casco viejo de Bilbao se encuentran algunos de los edificios más importantes de la ciudad, como la Catedral de Santiago, la Iglesia de San Antón, el Museo Arqueológico, Etnológico e Histórico Vasco, la Plaza Nueva… Aquí puedes ver bonitos Hoteles cerca del Casco Viejo.

Museo de Bellas Artes de Bilbao

Qué ver en Bilbao: Museo de Bellas Artes de Bilbao

Aparte del Guggenheim, otro museo que merece la pena ver en Bilbao es el Museo de Bellas Artes. Los amantes del arte quedarán encantados con la impresionante colección de pinturas, esculturas, obras sobre papel y artes aplicadas que alberga el museo. Podemos admirar desde pinturas españolas, de la escuela flamenca hasta otras obras de artistas vascos. La entrada general al museo tiene un precio de 6 euros, pero hay entradas reducida para estudiantes, menores de 25 y mayores de 65 años así como para grupos de 15 personas. Puedes informarte con más detalle en su página web.

Catedral de Santiago

Qué ver en Bilbao: Catedral de Santiago

En el caso viejo, podemos ver la Catedral de Santiago, la iglesia más antigua de Bilbao. Se trata de un templo gótico, dedicado a Santiago Apóstol, que fue construido sobre una antigua ermita de la época de las peregrinaciones jacobeas. De la Catedral, destacamos la gran belleza del coro y el claustro. No dudes en visitar esta imponente construcción y descubrir sus rasgos neogóticos que la hacen tan especial.

Basílica de Begoña

Qué ver en Bilbao: Basílica de Begoña

Una leyenda cuenta que en la ermita sobre la que está hoy en día construida la Basílica de Begoña, se reapareció la Virgen a principios del s. XVI. En la actualidad, podemos admirar una edificación en la que se venera a la Virgen de Begoña, de gran devoción para los habitantes de Bilbao. El edificio destaca por fusionar los estilos gótico y renacentista, y por el retablo neoclásico del Altar Mayor que se puede apreciar en su interior.

Mercado de la Ribera

Qué ver en Bilbao: Mercado de la Ribera

Si hay algo singular en la ciudad de Bilbao, esto es el Mercado de la Ribera. Está localizado en el Casco Viejo, junto a la Ría de Bilbao, y es un excelente modelo comercial para toda Vizcaya. Es más, hablamos del mercado cubierto más grande de toda Europa. Allí, puedes encontrar alimentos de toda clase y de excelente calidad. Dedica un poco de tu tiempo libre a recorrer este magnífico espacio, te sorprenderá gratamente.

Ayuntamiento de Bilbao

Qué ver en Bilbao: Ayuntamiento de Bilbao

El Ayuntamiento de Bilbao destaca por ser una construcción elegante, señorial y con una gran ornamentación. Es una obra del arquitecto Joaquín Rucoba, de estilo neoclásico, con influencias barrocas y de aire afrancesado. El interior se compone de impresionantes salones y una decoración exclusiva y muy lograda con todo tipo de elementos como cristaleras, esculturas, bustos, cuadros, lámparas, etc.

Puente Colgante de Vizcaya

Qué ver en Bilbao: Puente Colgante de Vizcaya

Declarado Patrimonio Mundial de la Unesco, el Puente Colgante se erige sobre la Ría de Bilbao y une las localidades de Getxo y Portugalete. Fue inaugurado en el 1893, siendo el primer puente del mundo con transbordador colgante. Te recomendamos visitarlo para disfrutar de unas vistas panorámicas espectaculares.

Metro de Bilbao

Qué ver en Bilbao: Metro de Bilbao

Incluimos también en nuestra selección de lugares y atracciones a visitar en Bilbao, su sistema de metro. Y, es que, presenta una apariencia con toques futurísticos y una arquitectura que lo diferencia del resto. Su diseño se debe al arquitecto Norman Foster, quien quiso crear una red de metro de fácil acceso y cercana a la calle. Impacta su originalidad, su construcción basada en hormigón, acero y cristal y la amplitud de las estaciones.

Fuente: www.ocio.uncomo.com

¿A un día de San Valentín y aún no tienes planes? Quizás ya no te dé tiempo a preparar un viaje exótico a tu pareja pero aún estás a tiempo de organizar una escapada romántica por España, lo cual además de ser siempre bonito también es más barato que irse lejos.

hotel_y_spa_escapadas_san_valentin

Una de las experiencias más apetecibles para compartir en estos días dedicados al amor en pareja puede ser realizar una escapada relajante para pasar unos días en un hotel y disfrutar de un servicio de spa y masajes reparadores. Por eso os proponemos 5 escapadas relajantes hotel y spa y relax para hacer en San Valentín.

La sensación de bienestar que se comparte en los balnearios y la relajación de cuerpo y mente como consecuencia de tratamientos termales de belleza y salud, es muy propicia para celebrar una escapada en pareja tras la que con toda seguridad nos encontraremos mucho más tranquilos.


Read More

Que ver en … París

París la ciudad del amor.

 Sin duda la mayoría de las personas piensan que París es la ciudad del amor principalmente porque es muy hermosa, el lugar ideal para irse de vacaciones con tu pareja, una de las cosas más curiosas que tiene es la “pared de los Te quiero” donde están escritos te quiero en 400 idiomas diferentes. Las personas que la han visitado afirman que París es la ciudad más glamurosa del mundo además es la que tiene mayor número de monumentos. Hay algunos lugares preciosos e inolvidables que son dignos de ver y disfrutar de su estancia. También París es la ciudad que tiene más muestras de amor y más sitios llenos de romanticismo que les encantan a las parejas que van allí de viaje. La Torre Eiffel es el monumento más característico de París y a la vez el más famoso y representativo de la ciudad. Lugares y monumentos más característicos y más hermosos de ésta ciudad.

Las vacaciones en París no tienen por qué salirte muy caras. De hecho, si investigas un poco, podrás ver muchos de los atractivos de la Ciudad de las Luces ¡gratis! Para ahorrarte un poco de tiempo, hemos recopilado una lista de las principales cosas que puedes ver y hacer en París. Desde visitar museos gratis hasta descubrir la Torre Eiffel de cerca sin pagar ni un céntimo, ¡tenemos todo lo que necesitas!

Torre Eiffel

Es una estructura de hierro de 330 metros diseñada por el famoso ingeniero francés Gustave Eiffel, esta torre fue la más elevada del mundo durante 40 años.

Ve iluminarse la Torre Eiffel de noche No tienes que pagar para ver la Torre Eiffel en su momento más bonito. Cada noche, la Torre Eiffel brilla durante cinco minutos cada hora después de la puesta de sol (hasta las 2 de la madrugada). Es precioso ver la torre iluminar el cielo y, cuanto más te acercas mejor verás las luces parpadear como diminutos diamantes. Conseguirás algunas de las mejores vistas de la Torre Eiffel en el Campo de Marte, en el que puedes entrar gratis. ¡Incluso puedes llevar un picnic al parque y cenar bajo la centelleante Torre Eiffel!
 

Visita museos gratis en París

Imagen del Museo del Louvre en París Puedes visitar gratis el Louvre y otros museos en París cada primer domingo del mes

¿Te gustaría ver el Louvre o el Museo d’Orsay sin pagar? Puedes visitar todos los museos más importantes de París gratis el primer domingo de cada mes. Como es de esperar, los museos más famosos de París se llenan esos días, por lo que deberías intentar llegar temprano por la mañana o hacia el final de la tarde. También puedes decantarte por visitar alguno de los museos menos conocidos (pero que aun así son fantásticos) de París, como el Musée des Arts et Métiers o el Musée Rodin.

¿Eres ciudadano de la Unión Europea y tienes menos de 25 años? ¡Tenemos buenas noticias para ti! Puedes visitar todos los museos de París de forma gratuita. Se incluyen todos los museos principales y los más pequeños, así como otras importantes atracciones como el Palacio de Versailles. Acuérdate de llevar encima la documentación, como por ejemplo el pasaporte o el documento de identificación nacional, ¡o tendrás que pagar!

¿No eres de la UE o tienes más de 25 años? Aun así hay varios museos en París que no cobran por la entrada. Por ejemplo, el precioso Petit Palais que se encuentra cerca de los Campos Elíseos alberga una maravillosa colección permanente de obras de arte y su entrada es siempre gratuita. La Maison de Victor Hugo, en la famosa Place des Vosges, tampoco cobra por entrar. Estos son solo dos ejemplos de los muchos museos gratuitos que tiene esta ciudad. Visita Entrada gratuita a los museos de París para ver la lista completa de museos que tienen entrada gratuita.

 Explorar los parques de París

París alberga numerosos parques preciosos que se pueden visitar sin pagar. En el centro de la ciudad se encuentra el maravilloso Jardin des Tuileries, el Jardin du Luxembourg y el Jardin des Plantes. También hay varios parques extensos en los distritos periféricos, como el Parc des Buttes Chaumont, el Parc de Belleville, el Parc Andre Citroen y el Parc de la Villette. Incluso puedes visitar los jardines de Versailles gratis en temporada baja.

Móntate en el funicular en Montmartre

Imagen del funicular de Montmartre y del Sacre Coeur
El funicular de Montmartre te puede subir gratis al Sacre Coeur si tienes una tarjeta

Aunque, técnicamente, hay que pagar una entrada para montarse en el funicular, puede subirse de forma gratuita si dispone de una tarjeta de metro cargada. El funicular va desde la base hasta la cima de Montmartre y es una forma estupenda de explorar este barrio bohemio. Si no tienes una tarjeta de metro de un día, de una semana o de un mes, también podrás subir la colina atravesando el parque que lleva hasta el Sacre Coeur. Desde los escalones de la iglesia disfrutará de unas impresionantes vistas panorámicas de París.

Visita las iglesias y las catedrales de París

Encontrarás muchas iglesias y catedrales preciosas por toda la ciudad, y la mayoría se pueden visitar gratis. La famosa Catedral de Notre Dame, en la Ile de la Cité, y el Sacre Coeur, en Montmartre, no cobran por entrar. También hay numerosas iglesias históricas en París que presentan una ingeniosa arquitectura y sorprendentes vidrieras. Descubrirás que mientras paseas por los distritos de París te irás topando con iglesias impresionantes cuando menos te lo esperas.

Visita la Bibliothèque Nationale de France 

Imagen de la Biblioteca Nacional de Francia en París
Una de las torres con forma de libro de la Biblioteca Nacional de Francia en París

La Biblioteca Nacional de Francia, más conocida como la BNF, es un impresionante edificio moderno situado en el 13º distrito de París. Construida en 1996, la biblioteca está compuesta por cuatro altas torres de vidrio y cromo con forma de libros. Estas torres contienen la colección permanente de la biblioteca de más de 14 millones de libros. Entre las torres se encuentra un jardín central con hermosos pinos viejos. Se puede visitar la biblioteca de forma totalmente gratuita y, ya te acerques por la arquitectura o para examinar minuciosamente los libros históricos de la colección permanente, seguro que la BNF se convertirá en una fascinante visita.

Vea los monumentos más famosos de París gratis

Imagen del Arco del Triunfo en París
El Arco del Triunfo en los Campos Elíseos en París

Como ocurre con los museos de París, puedes visitar la mayoría de los monumentos más famosos de esta ciudad gratis el primer domingo de cada mes. Ten en cuenta que esto solo se aplica a la temporada baja, entre el 1 de noviembre y el 31 de marzo. Entre los monumentos que puedes visitar gratis se encuentran el Arco del Triunfo, el Chateau de Vincennes, el Panteón y la Conciergerie. Para obtener más información sobre el Arco del Triunfo, échale un vistazo a Visita el Arco del Triunfo. También puedes subir a las torres de la Catedral de Notre Dame de forma gratuita. Ten en cuenta que la entrada a la torre está situada fuera de la Catedral, en la parte izquierda de la fachada. La Catedral se puede visitar siempre gratis.

Descubre las Arènes de Lutèce

Las Arènes de Lutèce son un anfiteatro romano y uno de los restos más importantes de la época galo-romana de la zona de París. Construido aproximadamente en el siglo I d.C., el anfiteatro consistía en una arena en un nivel más bajo, con un escenario y balcones alrededor que tenían capacidad para 17.000 espectadores. El anfiteatro se usaba tanto para las actuaciones teatrales como para las luchas. Actualmente puedes visitar los restos del anfiteatro gratis en un pequeño parque llamado Place Emilie Male, cerca del Jardin des Plantes, en el Barrio Latino.

9. Visita el Cementerio de Père-Lachaise

Imagen del Cementerio de Père-Lachaise Tumbas en el Cementerio de Père-Lachaise

El Cementerio de Père-Lachaise es el más famoso de París y es también un parque tranquilo de una belleza extraordinaria en el centro de la bulliciosa ciudad. Se puede visitar este enorme cementerio de forma gratuita, pero en la mayoría de sus entradas te dan la opción de comprar un mapa del cementerio por un pequeño precio. Es una buena idea comprarlo si quieres visitar alguna tumba en particular, ya que puede resultar muy difícil encontrar incluso las famosas tumbas de Jim Morrison, Oscar Wilde y Edith Piaf. Visita el cementerio un día soleado y pasea por las calles de adoquines bajo los frondosos árboles. Las elaboradas tumbas son dignas de admiración.

10. Asiste a un desfile de moda en las famosas Galerías Lafayette

Todos los amantes de la moda tienen que pasar por los almacenes más famosos de París, las Galerías Lafayette. Los almacenes incluyen muchas marcas de diseño y tiene un precioso techo abovedado hecho de vidrio. Cada viernes a las 3 de la tarde podrás asistir a un desfile de moda en la séptima planta de las Galerías Lafayette. Su asistencia es gratuita, aunque hay que reservar los asientos con anterioridad. Puedes reservar un asiento mandando un correo electrónico a la dirección welcome@galerieslafayette.com. Asegúrate de visitar también los cercanos almacenes Printemps después de visitar las Galerías Lafayette. La planta superior de Printemps tiene una impresionante azotea que también puedes visitar gratis y que ofrece vistas panorámicas de 360 grados de París.

Fuentes: http://planetaneyra.blogspot.com.es, http://www.nyhabitat.com

¿Sabes manejar el volante?

Volante de cuernos de Citroen

Qué pregunta más tonta, ¡por supuesto que sé manejar bien el volante! ¿Cómo te crees que conduzco si no? ¿Con los pies?

Seguro que más de uno piensa algo parecido a eso cuando lea el título de la entrada. Y aunque pueda parecer una chorrada, no lo es: manejar el volante equivale, en primer lugar a comodidad y en segundo lugar a seguridad. Sólo hace falta montar con un piloto experto y fijarse en el juego de manos, en cómo no se cruzan sobre el radio, la forma de sujetarlo… olvidémonos los vicios y costumbres y reaprendamos a manejar el volante.

La posición correcta de las manos la tiene todo el mundo clara. Deben estar situadas, entre las dos menos diez y las tres menos cuarto. En los últimos tiempos estudios y pilotos expertos se han decantado casi exclusivamente por las diez y diez.

Para comprobar si llegamos al volante correctamente a fin de no fatigarnos y tener más estabilidad tendremos que juntar las muñecas y colocarlas en la parte más alta de la circunferencia sin separar para ello la espalda del respaldo. Las manos deben quedar colgando más allá del borde exterior del volante, con nuestras muñecas apoyadas.

Dedos pulgares correctamente colocados

A la hora de agarrarlo hay algo en lo que casi nadie hace hincapié y probablemente algunos ni tan siquiera lo saben: los dedos pulgares. Estos deben ir fuera, apoyados sobre el marco del círculo y en ningún caso agarrar el volante por debajo. Esto es así porque la columna de dirección transmitirá a estos dedos las vibraciones producidas por el terreno, provocando un esguince o lesión más grave en caso de un fuerte bache. Además, de esa forma, ganaremos velocidad para usar la técnica correcta de manejo, dado que mantendremos siempre un apoyo pero no un agarre.

Entonces, si conocemos la postura correcta de colocación, ¿por qué en cuanto arrancamos vamos girando de forma incorrecta o soltamos las manos? No sólo es la forma más efectiva de controlar el vehículo, sino la única para la que están pensadas las medidas de seguridad. En esta postura el airbag no podrá causarnos daños severos y nuestros brazos jugarán a favor nuestro en caso de colisión, soportando gran parte del golpe y manteniéndonos en nuestro asiento. Por tanto, la concienciación y reacostumbrar al cuerpo a esa postura deber ser lo primero que hagamos.

Tomando curvas leves Cuando tomamos curvas cuyo radio es amplio, por ejemplo circulando por autopista, no es necesario soltar las manos del volante en ningún momento. Durante la curva es normal que nuestras manos no marquen las diez y diez, sino que hayan quedado las tres o las nueve en punto, ocho y cinco… o similares. Es fundamental girar el volante con ambas manos, aunque siempre habrá una que tirará de él (la del lado de la curva) y otra que servirá como mero empuje.

Giros cerrados y curvas con poco radio Las manos en estos casos deben desplazarse sobre el volante, pero nunca soltarlo completamente. La mejor manera de explicar esto es basándonos en una secuencia real. Por ejemplo, voy a relatar la toma de una curva hacia el lado izquierdo:

  1. Divisamos la curva, preparamos el coche para entrar en ella y comenzamos a mover nuestras manos, que han permanecido hasta ahora en la posición de las diez y diez.
  2. Dejamos de sujetar el volante con nuestra mano izquierda, aunque no la separamos de éste. La desplazamos hasta alcanzar «las doce». Una vez allí, la hacemos sujetar nuevamente el disco y será nuestra mano derecha la que aflojará la presión. Así, la izquierda tirará del volante hacia abajo y la mano derecha, aún sin apretar, se mantendrá en su lugar correcto.
  3. La secuencia del punto dos deberá repetirse hasta haber girado suficientemente el volante, aunque con la primera vez suele ser más que suficiente (en conducción defensiva, no en tramos deportivos o especialmente rápidos). La mano izquierda tendrá que ocupar otra vez su posición «a las diez» durante el trazado de la curva y si es necesario regular el giro levemente mientras estamos en ella, actuaremos como si de una curva suave se tratara.
  4. Cuando ya hayamos tomado la curva y llegue la hora de enderezar, actuaremos de igual modo que a su entrada, pero cambiando las manos. La izquierda permanecerá en su sitio aflojando la presión, mientras que la mano derecha subirá a «las doce» y tirará del volante tantas veces sea necesario para enderezar la dirección. A continuación regresará a su posición original y continuaremos la marcha.

El fundamento de esta forma de manejar el volante se basa en dos preceptos: siempre una mano ha de quedar colocada en la posición correcta y el volante ha de ser girado desde su zona más alta.

Esta técnica se emplea en conducción deportiva y tiene grandes ventajas en la circulación diaria, aunque a primera vista pueda parecer lenta de ejecución. Es precisamente en eso, en la rapidez y capacidad de efectuar los movimientos correctamente y sin dirigir nuestra mirada al volante, donde demostramos ser mejores conductores, al menos técnicamente.

No conviene empezar el aprendizaje de esta técnica en carreteras abiertas al tráfico. Normalmente nos liaremos y acabaremos mirando el volante en vez de lo que ocurre por delante nuestro. Un volante de juegos en casa, una bandeja o plato de cocina o nuestro coche sobre una campa serán los lugares idóneos para comenzar. Y evidentemente, si nos es posible, una pista cerrada al tráfico. Cuando lo hagamos con cierta soltura habrá que circular poniéndolo en práctica.

No te desanimes si al principio vas muy lento o te cuesta mucho. Tal vez en alguna curva muy cerrada necesites girar como lo hacías antes. Lo realmente importante es el empeño y que te des cuenta que conducir así te reportará grandes ventajas: comodidad, seguridad y eficacia. Porque gracias a un correcto manejo del volante terminarás controlando mejor la velocidad con la que debes entrar y salir de las curvas, entre otras cosas.

Fuente:  www.circulaseguro.com

ourense2milenioLa ciudad del oro

Sucedió, hace millones de años, que el Río Miño se cansó de estar remansando en un gran lago, y sus aguas excavaron una salida…A lo largo de los siglos, fueron formando una hoya, donde los romanos hallaron el lugar ideal para asentar la capital de las tierras del oro… De aquella Auria inicial, surgió la actual ciudad de Ourense.

ourense turismogalicia

Los historiadores no se ponen de acuerdo en cual fue la razón de que Ourense naciera: Si del río, del puente, de las Burgas o del oro… O de los cuatro elementos. Porque el romano buscó y halló oro en estas tierras, construyó el viejo puente para cruzar el gran río, y disfrutó del agua cálida que se obtenía en sus fuentes…

Y aquí nació Auria, la ciudad de oro, capital de las tierras del oro, en la margen izquierda del Miño, alrededor de Las Burgas.

Venga su nombre del Warm See (lago caliente) de los germánicos; del Or Ens (agua caliente) de los celtas; o del romano Auria ( ciudad de oro, o lugar luminoso y brillante), Ourense – que la tradición quiere fundada por el héroe griego Amphiloco – fue importante para el romano por su río, su puente y sus fuentes.

Y éstos fueron los núcleos u orígenes de la primera ciudad. Río y Puente nos sirven de punto de partida para visitar lo que Cunqueiro llamó ” El dorado pais de Orense”.

ourense turismogalicia

Su río… El Miño, el gran río de los gallegos, enriquecido por el Sil, recibe en Ourense los irregulares caudales del Loña y el Barbaña… Al sur del Miño y al este del Barbaña era el lugar más adecuado para que el romano hiciese pasar sus legiones hacia el Norte. Aquí debería construirse un gran puente para que las tropas estacionadas en Chaves o en Braga alcanzasen sus objetivos más alejados.

Y hacia el año cien de nuestra era, quizás en tiempos de Trajano, se irguió la mas majestuosa silueta de puente romano de cuantos se conservan en Galicia.

ourense turismogaliciaourense turismogaliciaourense turismogalicia

Reconstruído en 1228 por el obispo Don Lorenzo para el paso de los peregrinos a Compostela, y reparado posteriormente en numerosas ocasiones, mide 370m. de largo, 5 de ancho, y su arco central – hoy 37 metros de alto – fue el mayor luz de todo el imperio romano.

Tuvo castillo, cadenas, rampas, curvas de acceso… Y es hoy una de las grandes joyas de Ourense…

ourense turismogaliciaourense turismogalicia

Lo dice la estrofa popular:

Tres cosas hay en Ourense Que no las hay en España: El Santo Cristo, El Puente, Y la Burga hirviendo el agua.

Ourense es una ciudad monumental, inspiradora, coqueta, accesible, tradicional y moderna. Desde sus calles hasta sus mesas – mención aparte merece la excelencia de su gastronomía- recorrerla supone un placer inigualable. Todo lo que en ella se experimenta adquiere carácter de extraordinario, por la belleza exterior de la ciudad, representada en insignes plazas y carismáticos monumentos, como por la interior, el acogedor y palpitante corazón de la urbe, cuya calidez está fielmente representada en el afable carácter de los oriundos.

burgas

1.-Los rincones de la ciudad respiran temple gallego, una paz que nada tiene de ociosa, pero la amabilidad congénita de sus habitantes no entiende de prisas, así como la belleza de sus parajes invita a detener los relojes.

La ciudad se vanagloria de la peculiaridad que reside en una de sus imágenes más representativas. Y es que uno de los emblemas de la ciudad no se trata de un edificio, palacio o museo, sino de fuentes, eso sí, termales. Las Burgas de Ourense son manantiales medicinales canalizados a través de fuentes, de las que manan aguas silicatadas, fluoradas, hipertermales y litínicas a una temperatura de entre 64 y 68 grados y con un caudal de unos 300 litros por minuto. Sus aguas son adecuadas para tratar problemas de piel (dermopatías pruriginosas), reuma y artritis, y fueron sin duda sus bondades decisivas para el asentamiento romano en la ciudad cuando aún transcurrían libres. Son tres las fuentes que canalizan los manantiales: la Burga de Arriba, la más antigua, construida en el siglo XVII, de estilo popular, la Burga do Medio, que data de mediados del siglo XIX, perteneciente al estilo neoclásico y la Burga de Abaixo, de estilo neoclásico, también del siglo XIX, que consta de dos caños laterales y una pila labrada en el centro, con otro caño.
puente5

2.- Puente romano de Ourense uno de los mejor conservados de todo el territorio nacional.

catedral

3.- Cuenta la leyenda que la catedral originaria de Ourense fue mandada construir por un monarca suevo llamado Carriarico quien, al enfermar su hijo, encomendó sus plegarias a San Martin de Tours. Tan pronto como hubo sanado su primogénito, mandó construir un templo donde se emplaza la actual catedral.

Las incursiones de los musulmanes redujeron a escombros el primigenio templo, dando lugar en el siglo XII y XIII, en plena época del románico, a una reconstrucción global que guarda semejanzas, sobre todo en el pórtico con la catedral de Santiago. Su forma almenada se debe a que además de refugio espiritual también lo fue físico para los orensanos cuando hubo peligro.

La catedral de Ourense acoge hoy en día el Museo Catedralicio, entre cuyas piezas destaca el Báculo de San Rosendo y un ajedrez único de influencia india en el que, por ejemplo, los caballos son elefantes.

  outariz

4.- Turismo termal en Ourense que actualmente y con la apertura del nuevo Balneario de Outariz viene a completar la oferta existente de la zona conocida como A Chavasqueira un lugar en la margen del río Miño donde las termas atraen a miles de visitantes.

  Puente-milenio

5.- El puente del Milenio el último puente construído en la ciudad inagurado en el año 2001 y famoso por su peculiar construcción y al que se puede subir para tener unas vistas maravillosas de la ciudad y de las 2 márgenes del río Miño. Ver paseo río Miño en Ourense.

Praza_Maior_de_Ourense

6.- Casco histórico de Ourense, al que os aconsejo reservar una tarde noche ya que en él se encuentra la zona de pinchos y tapeos de la ciudad. En esta zona la plaza do Ferro, la Plaza Mayor de Ourense, la calle colón que nos lleva al parque del Jardín del Posio, la Alameda, la calle de los vinos…son visita obligada.

 

Para conocer mejor esta nuestra ciudad podeis hacer uso del Tren turístico.

foto tren

A continuación os detallamos las diferentes paradas del tren turístico de las termas:

tren turistico2

Fuentes: www.turismogalicia.blogspot.com.es; www.guiarepsol.com; www.turismogalicia.info; www.viveourense.es

Diez consejos para conducir de forma eficiente y ahorrar combustible

 

Gasolina

Repsol ha reconocido públicamente de que efectivamente existe el efecto lunes en la gasolina. Pero no porque ese día se recojan las estadísticas oficiales sino porque es cuando los transportistas llenan sus depósitos.

Sin embargo y a partir de ahora, el viernes será el día en el que la petrolera española venderá el combustible más barato para incentivar el uso del coche en periodo vacacional. Aun así, no está de más repasar algunos consejos para exprimir más aun si cabe el depósito de combustible y darle así un respiro a nuestro bolsillo, que le viene bien.

Estos diez consejos han sido recogidos y publicados por ANFAC, la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones. La mayoría ya los conoceréis pero no está de más hacer un breve repaso, que seguro que nos viene bien.

Arrancando

Gasolina

Cuando arranquemos el coche, los pies lejos de los pedales a excepción del embrague que lo mantendremos pisado a fondo. ¿Por qué? Primero porque si tenemos metida una velocidad, el coche se moverá como un toro de feria y no arrancará. Y segundo, porque desacoplando la caja de cambios, al motor de arranque le costará un poco menos ponerlo en marcha. Nada de pisar el acelerador cuando le damos al contacto, es innecesario y un gasto absurdo.

Si nuestro coche es de gasolina, podremos arrancar inmediatamente el coche. Si por el contrario, es diésel, es recomendable esperar unos segundos antes de ponernos en marcha. Así permitimos que la lubricación recorra todo el sistema. Todos sabemos que los motores diésel son un poco más toscos.

Nos ponemos en marcha

Tenemos que mentalizarnos que la primera marcha la usamos casi exclusivamente para aparcar. El resto del tiempo, su utilización debe ser casi testimonial. Por supuesto que tenemos que usarla para poner el coche en marcha pero solo para eso. Una vez que empiece a rodar, pasaremos inmediatamente a segunda. Como referencia podemos pensar en cambiar a los dos segundos o a los seis metros (algo más de la longitud de nuestro coche en la mayoría de los casos).

De nuevo, dependiendo del combustible, el uso del cambio de marchas difiere un poco. Si es de gasolina, cambiaremos entre 2.000 y 2.500 si nuestro vehículo no tiene indicador de cambio de marcha. Si no, lo mejor es fiarse de lo que nos va diciendo el coche. Si es diésel, es suficiente hacerlo entre 1.500 y 2.000 revoluciones.

Por otro lado, podemos tomar el velocímetro como un indicador de cuándo cambiar. Dijimos que pasaremos de primera a segunda a los dos segundos o seis metros. Pues bien, dejaremos de usar segunda velocidad cuando alcancemos 30 km/h. Tercera hasta 40 km/h, cuando ya pasaremos a cuarta y quinta velocidad a 50 km/h.

Y sí, es perfectamente factible circular en ciudad en quinta velocidad, a velocidad sostenida y punta de gas sin pedir exceso de carga al motor. No se estropea nada y el coche va perfectamente fino.

En circulación

Gasolina

Anticipación, anticipación y anticipación. Es el secreto para unos consumos bajos. Si mantenemos la velocidad lo más uniforme posible, evitando acelerones, frenazos o cambios de marcha, el consumo se mantendrá bajo.

Nuestra mirada debe estar muy por delante de nuestro vehículo. Dos o tres coches más allá. Así, podremos levantar el pie del acelerador y aprovechar la inercia, evitando tener que frenar y volver a acelerar por ejemplo.

Y deteniéndonos

En algún momento tendremos que parar. Para entonces, debemos tener presente que si dejamos de acelerar con una marcha seleccionada, el consumo del coche es cero siempre que las revoluciones estén por encima del ralentí.

Por ello y gracias a nuestro poder de anticipación, soltaremos el pie del acelerador cuando preveamos una parada. Frenaremos suavemente y quitaremos la velocidad cuando sea necesario y las menos veces posibles.

Por ejemplo, si circulamos en cuarta y ya frenando, podemos reducir directamente a segunda cuando las revoluciones estén a unas 1.200 vueltas por ejemplo, sin necesidad de seleccionar tercera para casi al detenernos, poner punto muerto. Si vamos a estar más de 60 segundos detenidos, apagar el motor en caso de no tener un coche con sistema Start-Stop.

Y sobre todo disfrutar, conducir relajado y con suavidad. Además de una conducción eficiente conseguiremos que sea mucho mejor desde el punto de vista de la Seguridad Vial.

Fuentes: ANFAC, www.circulaseguro.com

Zurich-Panoramica

Qué ver en … Zürich (Suiza). 10 visitas imprescindibles

 

Zürich, la ciudad más poblada de Suiza, es la capital financiera y cultural del país. La ciudad de los bancos destila lujo y bienestar por todas partes (no en vano ha sido declarada por dos veces la ciudad con mayor calidad de vida del mundo), pero también reserva muchas sorpresas a los viajeros que busquen cultura, historia, arte, naturaleza, etc. Aquí dejo mi listado subjetivo de recomendaciones, con 10 lugares que visitar en Zürich, ordenados de forma aleatoria, con enlaces de interés.

1. Grossmünster. Es la iglesia más emblemática de la ciudad. Reconocible por sus campanarios gemelos, jugó un papel muy importante en la Reforma Protestante del s.XVI. Este templo románico (con elementos góticos) ofrece la posibilidad de obtener unas buenas vistas de Zürich y el río Limmat desde sus torres. La entrada general es gratuita, pero hay que pagar para subir. Web oficial (en alemán). También son notables la Iglesia de San Pedro y la Iglesia-abadía de Fraumünster.

2. Zooh! Zürich. El Zoo de Zürich alberga más de 1,500 animales de 320 especies diferentes. Destaca por la excelente recreación de diferentes hábitats naturales y algunos de sus exóticos animales. Información sobre precios y horarios.

3. Sede de Google en Europa.  Desconozco si se puede hacer una visita por el interior ,pero merece la pena acercarse hasta el edificio de Google para ver cómo trabaja esta gente. Dirección y formas de contacto. En Zürich también se encuentra la sede central de la FIFA.

4. Kunsthaus Zürich. La Galería de Arte de Zürich es quizá el más famoso de los tres grandes museos de la ciudad. Su extensa oferta abarca obras de Picasso, Monet, Munch, Vang Gogh o el famoso artista local Giacometti. Horarios y precios aquí. Los otros dos museos recomendables son el Museo Nacional Suizo (Schweizerisches Landesmuseum) y el Museo Rietberg.

5. Opernhaus. La Ópera de Zürich es uno de los auditorios más importantes de Europa. El edificio, de estilo neobarroco, fue inaugurado en 1891. Más información aquí.

6. Bahnhofstrasse. Es una de las calles más elegantes y caras de Europa. Aquí podremos encontrar las marcas más prestigiosas del mundo, productos suizos de alta calidad, las últimas tendencias en moda, etc. Es recomendable un paseo desde la Calle Rennweg pasando por Paradeplatz hasta el lago, siempre en paralelo al río Limmat. Mapa de las tiendas aquí.

7. Casco antiguo. En la orilla opuesta encontramos la coqueta ciudad histórica de Zürich, repleta de iglesias y otros edificios ilustres, así como galerías de arte, librerías, cafés, etc. También allí encontramos el Cabaret Voltaire (ahora convertido en museo) donde supuestamente nació el dadaísmo.

8. Jardín Botánico de Zürich. El Botanischer Garten, perteneciente a la Universidad de Zürich, alberga miles de plantas diferentes en un agradable espacio de más de 5 hectáreas. Ideal para desconectar del bullicio de la urbe. Más información aquí.

9. Lago Zürich. Con un área de unos 90km2 y más de 40km de largo, este importante lago suizo ofrece multitud de alternativas de ocio y constituye otra excelente oportunidad de estar en contacto con la naturaleza. También es útil conocer los horarios y rutas de barcos para pasajeros.

10. Uetliberg. A media hora del centro de la ciudad se encuentra el punto más alto de Zürich, al que es recomendable acercarse para pasear y obtener unas inmejorables vistas del lago, los Alpes y la propia ciudad. Más información aquí.

Recomendaciones para comer bien en Zürich

Fotos iPhone 109

Para comer en Suiza, específicamente en Zürich, puedes escoger dos opciones: la medio/cara, y la muy cara. Desgraciadamente no hay chollos ni nada especialmente barato, ya que la comida es de lo más caro en Suiza. Aún así os detallamos qué opciones tenéis…

La opción medio/cara: Entre 7 y 14 euros por persona
La opción cara/muy cara: más de 20 euros por persona.
Una buena opción es cargar las pilas en el hotel, con un buen desayuno de frutas, yogur y muesli, que da para toda la mañana y principios de la tarde, cuando podéis comer, y luego una cena muy ligera. Con esto podríais pagar una sola comida en la calle, comprando fruta o una ensalada lista en un supermercado y la tomáis en el hotel.
Las especialidades suizas consisten en platos con patatas o cerdo en la parte alemana, mientras que en la parte más francesa tenéis quesos y el fondue, y la parte italiana, donde podéis encontrar especialidades de dicho país. También son especialistas en chocolates y para los más golosos os recomendamos una cadena de pastelerías, como es Sprüngli: una cadena con tradición desde 1836, la cual sólo por sus escaparates bien merece la pena la visita.

Pero ya basta de dulces… vayamos al tema!

En Niederdorfstrasse, una calle que va paralela al río (Limmatquai), justo por detrás de Grossmünster, podréis encontrar muchos restaurantes, de precio “medio”, lo cual serán unos 20€ por persona. No os atormentéis, porque no hay más opciones de restaurantes más baratos (las opciones para ahorrar os las diré más adelante). Por ahora considerad esta calle más que el casco antiguo, donde los precios puedes ser exorbitantes.

Pues bien, en plena Niederdorfstrasse (Nº 7) tenéis un gran sitio para comer fondue en Zürich: se llama Suiss Chuchi, donde puedes tomar una gran variedad de fondues de queso, carne, combinados (carne y pollo), etc. El restaurante se reconoce fácilmente por su toldo amarillo, así como por la vaquita azul que veréis en el balcón de una de las habitaciones del Hotel Adler, que se encuentra a la vuelta de la esquina.


La variedad es tremenda, ya que podéis escoger entre quesos más o menos fuertes, con más o menos alcohol, y con raciones generosas que dejarán satisfechos a 2 comensales por ración.
El precio promedio por persona es 25€, pero con buena calidad y trato amable, incluyendo cerveza, que es de lo más caro que puedes tomar, ya que el alcohol es muy caro en Suiza. Además, tened en cuenta que si queréis tomar algo auténtico suizo, esta es su especialidad, y qué mejor lugar que comerlo aquí?
Otro restaurante con especializades suizas en la misma calle, pero más arriba (Nº 70), subiendo en dirección a la estación central es Johanniter, con sus típicos estofados de ternera con champiñones a la mostaza, acompañados de Rösti (patatas cocidas aplastadas y horneadas). Buena calidad por 25€.

También está el típico escalope de cerdo o “Schnitzel”, en el cual se paga a precio de ternera en Suiza, aunque en España podríais conseguir el mismo menú por 10€…

NO recomendamos comer por ejemplo pizzas, ya que sabemos que una pizza en Madrid no cuesta más de 10/12 euros y de paso no es una especialidad de Zürich, Berna o Lucerna. Además, si tenéis la “suerte” de comer la pizza donde la comimos, puede que os encontréis un servicio bastante frío y desagradable (Restaurante ).

Si queréis tomar algo para picotear, entonces podéis tomar las típicas salchichas que venden en los puestos callejeros. Os puedo decir que las salchichas que podéis encontrar en no menos de 5 estilos diferentes son exquisitas aunque caras, ya que cuestan no menos de 6 euros cada salchicha. Vienen acompañadas de las salsas que les pongas y un trozo de pan, pero aún así y siendo riquísimas, son caras. Por ejemplo la misma salchicha no cuesta más de 3 euros en Alemania o 5 euros en Dinamarca.
vorderersternen_bratwurst-zurich
Y por último, pero no menos importante, la opción económica es comprar la comida en los puestos de comida preparada de una cadena de supermercados llamada Coop. Fácilmente sale mucho más económico que en cualquier otro sitio, y además, cuentan con mesas y sillas para tomar la consumición en el mismo supermercado. Puede saliros comer bien con salchicha o pollo, ensalada, etc por unos 10€. Si vais con presupuesto ajustado, esta es la opción ideal.

Algunos mitos y falsas creencias sobre los controles de alcoholemia

prueba de alcoholemia

El alcohol, como ya sabemos, es una droga psicodepresora que tomada, incluso en pequeñas cantidades, influye negativamente en la conducción y en consecuencia puede ser una causa mediata en la producción del siniestro vial.

A pesar de ello, en los puntos de verificación de alcoholemia que realizan las Autoridades de Tráfico, a través de sus agentes, cada vez se dan más casos en los que los conductores recurren a una serie de mitos y creencias populares.

Así, lo explica un informe emitido por la Fundación Española para la Seguridad Vial (Fesvial) y Línea Directa Aseguradora tras entrevistar a unos 1.260 conductores de toda la geografía española sobre las pruebas para la determinación de alcohol.

Una de las conclusiones más sorprendentes de ese estudio es que alrededor del 30% de los encuestados creen en la existencia de trucos para burlar los controles de alcoholemia como, por ejemplo:

* Masticar granos de café,
* esperar una o dos horas antes de conducir,
* beber aceite,
* tomar pasta de dientes,
* comer césped,
* chupar baterías de litio o monedas de cobre,
* hacer ejercicio entre la primera y segunda prueba,
* orinar o vomitar para perder líquidos,
* y soplar despacio por el alcoholímetro.

Toda una serie de ocurrencias, sin sentido, para intentar eludir el resultado positivo en las pruebas para la determinación de alcohol a través del aire espirado en los controles de alcoholemia.

Pues bien, para desmentir esas creencias o dichos populares que llevan a muchos conductores a desarrollar comportamientos peligrosos al volante, los responsables del informe afirman que los alcoholímetros y etilómetros utilizados, por los agentes de tráfico, en los puntos de verificación de alcoholemia son sumamente precisos y la práctica de este tipo de trucos no sirve absolutamente para nada.

Además, como garantía para el sometido a las pruebas siempre se ofrece la posibilidad de la extracción sanguínea para contrastar el resultado, con lo cual puede ser superior la tasa si se tiene en cuenta la hora de la última prueba con resultado positivo. Por otro lado, tenemos que tener en cuenta que los gastos originados para la prueba de contraste correrán por cuenta del interesado si se confirma la ingesta y el grado positivo de alcohol en sangre.

¿Por qué alcohol y conducción es incompatible?

Sobran motivos más que suficientes para argumentar la respuesta, pero una de las más convincentes, o por lo menos la que intento explicar a la gente que me pregunta, es que el alcohol al pasar a la sangre se extiende con ésta por todo el organismo afectando de forma negativa al cerebro tras ampliarse el tiempo de respuesta en el caso de tener que reaccionar ante cualquier imprevisto, afecta a la vista y, en consecuencia, perturba las aptitudes del conductor.

Además, está demostrado que el alcohol aumenta considerablemente el riesgo de sufrir un siniestro vial ya que modifica sustancialmente la respuesta del conductor, ya no sólo en situaciones de riesgo sino también, realizando una conducción habitual en el caso de sumar además una velocidad inadecuada, distraída o por padecer fatiga o sueño tras una larga jornada de trabajo o un viaje de noche.

¿De qué dependen los efectos del alcohol?

* De la cantidad y tipo de bebida que se tome. El grado de alcoholemia está influenciado por la concentración de alcohol que tenga la bebida ingerida y por la presencia de gas carbónico en la misma. Ese chupito ofrecido al final de un buena comida o una noche de fiesta sin haber cenado previamente, puede ser más que suficiente para aumentar la tasa de alcohol en nuestro organismo.

* Las circunstancias del momento y el hábito de beber. Está demostrado que las consecuencias del alcohol en el comportamiento del conductor dependen en parte del entorno social en que se realiza el consumo de alcohol. Por otro lado, se piensa que las personas habituadas a beber toleran más el alcohol y aguantan más. Sin embargo, durante la conducción, especialmente, en situaciones de riesgo, tanto el conductor habituado a beber como el conductor no acostumbrado a beber tienen mermadas sus capacidades para conducir.

* Sexo, peso y edad. Las mujeres, consumiendo la misma cantidad del alcohol que los hombres, alcanzan una tasa superior debido a las diferencias en la capacidad de eliminar alcohol y en la proporción de agua de los distintos tejidos del organismo. Igualmente ocurre con las personas de menor peso. Por otro lado, tanto del sexo femenino como masculino, en adolescentes y personas mayores los efectos del alcohol pueden ser más notorios.

* Del proceso de absorción y modo de ingerir el alcohol. El paso del alcohol del aparato digestivo a la sangre, es un proceso que puede variar en función del organismo de cada persona. Por otro lado, si se toma en ayunas o se bebe de forma rápida, la tasa de alcohol se alcanzará antes en base al escaso tiempo que tiene el organismo para eliminar el alcohol.

En definitiva, no es cuestión de mitos y falsas creencias sino más bien de mentalizarse, como conductores, de los graves riesgos que tiene la conducción bajo los efectos del alcohol, ya que con una tasa de 0,75 miligramos de alcohol por litro en el aire espirado, el riesgo de sufrir un accidente mortal es veinte veces mayor que si no se ha bebido. ¿Te lo crees?

Fuente: Diario de Sevilla, www.circulaseguro.com

Que ver en Vitoria-Gasteiz?

48 horas en Vitoria: las visitas imprescindibles.

Dos intensos días para disfrutar de todos los rincones de la capital vasca.

Es la Capital Verde Europea, la ciudad más comprometida con el medio ambiente, rodeada de verdores urbanos y parques naturales por todos los puntos cardinales, con carriles-bici que llevan hasta la playa (sí, sí, hasta la playa) y paseos tan saludables como el de la Senda, conocido por sus muchos usuarios en chándal como el del Colesterol. Pero también es, paradójicamente, el paraíso del pintxo, del morapio y de las golosinas hipercalóricas que llevan despachando sin cesar varias confiterías desde los tiempos de la Revolución Gloriosa (desde 1868, o sea). Vitoria, capital de Euskadi, se declara abiertamente gay-friendly y es un imán para los amantes del arte, la arquitectura y la cocina contemporáneas. Pero, al mismo tiempo, conserva con mimo su casco medieval, los niños siguen cambiando cromos en la Plaza de España y un señor sube cada dos días a revisar y dar cuerda a los relojes de sus torres. A veces parece que se han parado, los relojes. Otras diríase que adelantan, mucho, muchísimo.

Primera mañana

9:30 – El ‘aeropuerto’ de Celedón

Si lo primero que hay que visitar es lo más importante (lógico), por donde habría que empezar a recorrer Vitoria sería por la catedral de Santa María, pero como el primer pase no es hasta las 10.30, se lo puede uno tomar con calma e irle cogiendo el pulso a la ciudad en la plaza de la Virgen Blanca, corazón, punto de encuentro y pista donde Celedón, símbolo de las Fiestas de la Virgen Blanca, aterriza todos los agostos para el pistoletazo de su semana festiva. Para desayunar, ahí están el Café Dublín, de acogedor suelo de roble y esquina acristalada, o la antigua ferretería, ahora llamada Ferre y forrada de piel de vaca, donde se sirven cruasanes en vez de tornillos. De noche, una alfombra de luces trapezoidales y un sugerente baile de aguas (esto, en verano) convierten la plaza en un escenario hipnótico. Al lado está la Plaza de España y, en ella, la oficina de turismo (945 161 598). Las dudas, a partir de las diez, que es cuando abre.

10:00 – La Kutxi, la Pinto, la Zapa…

Por la cuesta de San Francisco se sube en tres minutos justos a la calle Cuchillería, Kutxi para los amigos. En realidad, casi todos le dicen ya así, como a la calle Pintorería le dicen Pinto y a Zapatería, Zapa. El caso es que en el número 54 de esta vieja calle gremial, una de las nueve que forman la llamada Almendra o casco medieval, se encuentra Bibat, “dos en uno” en euskera, complejo museístico que desde 2009 agrupa el Museo Fournier de Naipes, ubicado en el palacio renacentista de Bendaña, y el Museo de Arqueología, éste en un moderno edificio diseñado por Patxi Mangado que se ha convertido en uno de los más emblemáticos de la capital vasca. Es un espacio denso, austero, contundente, blindado con 100 toneladas de chapa de bronce. Como un cofre.

10:30 – Catedral abierta por obras

Avanzando 200 metros más por Kutxi, se llega junto a la catedral gótica de Santa María, que ahora sí, es ya el momento de visitarla. Lleva llena de andamios y obreros desde hace más de un década, cuando se vio que se venía abajo. No importa. Al contrario, es la gracia, recorrerla con casco y husmear a capricho, arriba y abajo, en las alturas inaccesibles y en los cimientos, como uno más de los arqueólogos y los canteros que la están restaurando. Es lo que atrajo a Paulo Coelho, a José Saramago o a Ken Follet, quien, según dijo, se había inspirado en ella para escribir Un mundo sin fin, la continuación de Los pilares de la tierra. Le gustó tanto al galés, que la ciudad decidió que debía quedarse allí para siempre, esculpido en bronce, en la puerta. Se puede visitar sólo la catedral, o la catedral y la torre, o (la opción más interesante) la catedral y la muralla. Hay que reservar on line o, si es el mismo día (y quedan plazas libres, cosa poco probable), llamando al 945 255 135.

13:00 – El mercado de la Almendra

Si al salir de la catedral se descubren las calles abarrotadas de tenderetes y de gente con cara de haber tomado ya dos o tres potes de vino, es que es el primer sábado del mes y se está celebrando el mercado de la Almendra. También se nota que es el primer sábado en que la entrada a todos los museos de la ciudad, menos al Artium, es gratuita. En el mercado participan 180 comerciantes y artesanos (tradicionales, pero también nuevos diseñadores) y se organizan actividades para los niños. Los adultos que se aburren viendo puestos pueden emprender además la ruta de las Barricas, en la que varios bares de la zona (entre 15 y 20) ofrecen un pintxo con un pote o un zurito de cerveza por 1,5 euros.

Primera tarde

14:00 – Pintxos de campeonato

En Vitoria existe una apabullante oferta de barras de pintxos, imposible de abarcar, no ya en 48 horas, sino en 48 días. El atónito visitante puede hacer, según le informan en la oficina de turismo, ¡más de 20 rutas de pintxos! Además de por distintas zonas, las hay para cada día de la semana y para fechas concretas, como la ya mentada de las Barricas. En la mayoría de las rutas, el pote y el pintxo salen por un euro. El folleto con las distintas rutas puede descargarse aquí.

Una barra muy justamente premiada es la del Toloño (Cuesta de San Francisco, 3): grandes riojas alaveses y todo tipo de pintxos, desde la clásica gilda (guindilla, anchoa y aceituna) hasta virguerías como el erizo de mar en su hábitat o las Rías Baixas con perlas de caviar cítrico. También ha ganado unos cuantos premios el bar Erkiaga (Herrería, 38): casi tan célebre como su vieira del peregrino -confitada a baja temperatura con reducción de albariño, vinagreta de algas y espuma de mejillón sobre una base decorativa humeante de hielo seco- es su menú diario de cocina tradicional con aportaciones contemporáneas por solo 9 euros. Fuera del casco medieval, el rey del pintxo es Iñaki Rodaballo (Ricardo Buesa, 4), cuyos platillos son obras de arte culinarias y humorísticas, como el chip’s & ron (patata, chipirones y unas gotas de ron) o la cer-berza (guiso de cerdo, cerveza y berza). Para un picoteo más cool, la referencia es el Vittoria Bar (Tanis Aguirrebengoa, 2), un local de diseño donde los pintxos se acompañan de algún champán o gin-tonic.

17:00 – Palacios del naipe y del jazz

Después de la catedral y de los bares, lo mejor de la Almendra son los palacios renacentistas. En la calle Cuchillería, en el 24, está la Casa del Cordón, y poco más allá el palacio de Villasuso, en la hermosa plaza del Machete, evocadora de los días en que el emperador Carlos V residió en la ciudad. En el 2 de Fray Zacarías se alza el palacio de Montehermoso, que está unido al antiguo depósito de aguas de la ciudad -subterráneo, de 1885-, formando un espectacular contenedor de arte contemporáneo. Este centro cultural acoge y produce arte crítico, con especial atención a las obras sobre igualdad de género. Su bar-terraza Hor Dago se presta al jazz más rompedor durante el festival de verano. Tres números más allá está el palacio de Escoriaza-Esquibel, el mejor conservado de todos, con espectacular patio de doble arquería.

21:00 – Trufas, cangrejos risueños y brasas

Si a mediodía se comió de pintxos -a salto de barra, por así decirlo-, lo suyo es cenar con sosiego en un buen restaurante; si se puede, el mejor. Dos soles Repsol tiene Zaldiaran (Avenida de Gasteiz, 21; 945 134 822), cuyo cocinero, Patxi Eceiza, se declara amante de la trufa, así que es obligado pedir las láminas de trufa negra con yema de huevo a baja temperatura, tocino confitado y espuma de patata, o cualquier otro de los platos que la incorpore esa temporada, porque la carta cambia cuatro veces al año. Muy aconsejables, las medias raciones, para poder probar más cosas, o el menú degustación. La ambientación es una de las grandes bazas de Ikea(Castilla, 27; 945 144 747), restaurante con un sol Repsol e interiorismo de Javier Mariscal y Fernando Salas que pone un marco sorprendente y bienhumorado -las lámparas son cangrejos sonrientes- a las creaciones culinarias de Iñaki Moya. Ikea, en euskera, significa colina, y eso parece este restaurante, una casita en lo alto de una colina de cuento y de diseño. Una tercera gran opción es Sagartoki (Prado, 18; 945 28 86 76), asador-sidrería con una barra a la entrada que ha merecido innumerables galardones por la calidad de sus pintxos de autor, y comedor contiguo donde triunfa la cocina tradicional a la brasa (¡qué pescados!), con el punto especialísimo que le da Senén González, cocinero autodidacta y dj ocasional en Ibiza.

23:00 – Marcha hasta las 4.30

La ruta de copas comienza, obligatoriamente, en la parte vieja. Dos sitios de los que hablan bien casi todo el mundo son Zabala (Mateo Moraza, 9), una gruta de diseño con fiestas temáticas cada dos por tres, camareros simpáticos y ambiente chic, y Zilarrán (Pintorería, 16), bar apreciado por sus óptimos cubatas -en versión pecera y muy asequibles- y gin-tonics. Los locales de la Almendra cierran a las tres de la madrugada. Fuera de ésta, aunque por muy poco, están el Plaza Café (Plaza de España, 6), uno de los bares que han apostado más fuerte por el diseño, y el ya mentado Café Dublín (Plaza de la Virgen Blanca, 8), que se define como un miniespacio multicultural, con exposiciones, conciertos, dj’s todos los sábados y mucho jazz. Otros bares donde se sirve cultura son The Man in the Moon (Manuel Iradier, 7) y Hor Dago (Fray Zacarías, 2, en la Almendra).

En el ensanche, la diversión continúa hasta las 4 ó 4:30. Aquí los sitios que triunfan son 4 Azules (Postas, 28), Río (Dato, 20), Juke Box (San Prudencio, 11) y Worldmusic (San Prudencio, 26). Además de esto, hay que andar atentos a lo que se programa en dos salas de conciertos: Jimmy Jazz (música alternativa, indie, pop…, en Coronación, 4) y la más grande y cañera Hell Dorado (Venta de la Estrella, 6).

Segunda mañana

10:00 – Tesoros ecológicos

Después de estar metidos todo el día de ayer en la Almendra, apetece salir y estirarse. Lugares para hacerlo no faltan. La capital vasca es una de las ciudades europeas con mayor superficie de espacios verdes por persona, unos 42 metros cuadrados: en total, más de diez millones de metros cuadrados de parques para pasear, correr, pedalear, observar aves y ciervos o montar a caballo. Uno de los principales motivos por el que la Comisión Europea ha concedido a Vitoria el título de European Green Capital es su Anillo Verde, un ambicioso plan de recuperación ambiental de seis enclaves de alto valor ecológico y paisajístico de la periferia de la ciudad, ya restaurados o en proceso de restauración: Zabalgana, el bosque de Armentia, Olarizu, los parques de los ríos Alegría y Zadorra… Entre todos ellos, destaca el de los humedales de Salburua, un espacio de 200 hectáreas formado por varias lagunas y un pequeño robledal donde habitan más de 200 especies animales, desde garzas hasta ciervos, pasando por visones europeos. Se puede visitar a pie o en bici, por libre o participando en las actividades que organiza el Centro de Interpretación Ataria (Paseo de la Biosfera, 4; 945 254 759): rutas guiadas, talleres, charlas, anillamiento de pájaros… Sólo por ver el moderno edificio del centro Ataria, obra de QVE arquitectos, con un espectacular mirador volado sobre las aguas, ya merece la pena. Una buena manera de recorrer el Anillo Verde, así como los muchos parques y jardines urbanos de Vitoria (El Prado, Arriaga, Judimendi, San Martín…), es en bici. Existe un servicio de préstamo gratuito con más de 500 bicis disponibles en 17 puntos distintos de la ciudad. El plano de los carriles-bici de Vitoria se puede descargar aquí.

12:30 – Una medicina dulce y centenaria

Para recuperarse del ejercicio, los doctores aconsejan tomar azúcar, medicina no muy difícil de conseguir en Vitoria, cuyos chocolates, confituras y mermeladas gozan de inmejorable reputación en España y en América desde el siglo XVIII. Cerró no hace mucho Hueto, que era el Matusalén de los obradores (más de 175 años), pero aún sobreviven varias pastelerías centenarias, como Sosoaga, una de cuyas cuatro tiendas, en Diputación, 4, abrió sus puertas en 1868. Lo más rico que hacen son los chuchitos y el goxua. Un siglo y cuarto lleva al pie del dulce cañón Confituras Goya (Ortiz de Zárate, 6; Dato, 6) y otras seis tiendas; ganándose el corazón y el estómago de los vitorianos con sus vasquitos y sus nesquitas. Y siete décadas, que tampoco es moco de pavo, La Peña Dulce (Correría, 124 y San Francisco, 6), cuya especialidad son las trufas, de las que hacen diez variedades.

Segunda tarde

14:00 – Artium: ‘picassos’ a la hora de comer

A tiro de piedra de la Almendra, en el 24 de la calle Francia, aguarda al viajero el Centro Museo de Arte Vasco Contemporáneo Artium. El arquitecto José Luis Catón heredó el boquetazo de un parking inacabado y lo convirtió en un museo-bodega para mostrar las 3.000 obras que atesora la Diputación Foral de Álava. A los picassos, dalís, mirós, sauras, tàpies, chillidas y oteizas, se han unido obras de Bill Viola, Juan Muñoz y Vik Muniz. Además de exposiciones, hay ciclos de cine, conciertos de música electrónica, danza contemporánea, recitales poéticos, conferencias… Puede parecer un poco rara esta hora para visitar el museo, pero deja de parecerlo cuando se sabe que tiene un buen restaurante, Cube (945 203 728), con decoración vanguardista, productos de calidad y precios bastante ajustados. Justo enfrente del Artium, sorprende al visitante un enorme mural que cubre la fachada de la escuela para adultos EPA. Forma parte del itinerario de La ciudad pintada, un original proyecto que ha llenado de color las calles de la almendra medieval para que los ciudadanos disfruten del arte al aire libre.

17:00 – Ruta romántica

Al igual que la Almendra tiene sus palacios y sus iglesias, el ensanche romántico posee edificios bien hermosos y se presta a un paseo para verlos, empezando por la calle Eduardo Dato, que es la principal arteria comercial de la ciudad. En el número 1 está el Banco de Vitoria, de 1928; en el 2, las Casas de Arrieta, y en el 14-16, la Caja Laboral, que era el antiguo Café Suizo, de 1870. En la plaza del Arca, llaman la atención el edificio del Bankoa, que semeja una antigua casa-torre, y el del Banco Santander, que mezcla elementos medievales con toques románticos. Aquí hay que doblar a la derecha, buscando la calle San Antonio, donde se alzan la Casa Pando-Argüelles (número 41), de 1911, que destaca por su cúpula azul con estrellas naranjas; y la Casa de Música (número 5), cuya fachada data de 1880. Los siguientes hitos son el Teatro Principal (San Prudencio, 29), construido en 1917 por Cesáreo Iradier, quien se inspiró en el Teatro de Madrid, de estilo italiano; la Casa Fournier (Manuel Iradier, 46), de 1866, donde Heraclio Fournier instaló su primera fábrica de naipes; y la estación de tren. El actual edificio es de 1929, pero recuerda la llegada del ferrocarril en el siglo XIX (1862) y la transformación más grande que ha vivido la ciudad.

21:00 – Una cena muy clásica o muy moderna

Para la última cena, dos opciones radicalmente distintas. Primera, el restaurante Arkupe (Mateo de Moraza, 13; 945 230 080), para darse todo un homenaje de comida tradicional vasca bajo ese paseo de los Arquillos que tanto gustaba a Ignacio Aldecoa. Y segunda, MarmitaCo (Judizmendi, 4; 945 120 593), un gastrobar que bajo el lema es “cocina de etiqueta a precios minimalistas” lleva años alucinando a los jurados de los concursos que gana con creaciones como la llamada floración, un pintxo en que el comensal riega su maceta y los ingredientes germinan ante sus propios ojos.

La Rioja Alavesa (ruta de día)

Al sur de Vitoria, más allá del condado burgalés de Treviño y de la sierra de Cantabria, se extienden los viñedos de la Rioja Alavesa, salpicados (además de por mucho vino) de hermosas villas históricas y de famosas bodegas, algunas más que las propias villas. Bella, alegre y llena de matices se le antoja al viajero la vida en Laguardia(a 44 kilómetros de Vitoria por la carretera A-2124), villa que conserva amorosamente su trazado medieval y buena parte de sus murallas del siglo XIII sobre un otero asediado por rientes viñedos. Crecida en torno al castillo que hiciera construir Sancho Abarca a finales del siglo X, su alzado responde al concepto de plaza fuerte amurallada, con una iglesia-fortaleza en un extremo, el castillo en el opuesto y angostas calles que enlazan una y otro. Entre la arquitectura religiosa sobresalen la iglesia de Santa María de los Reyes, con portada policromada gótica, y la de San Juan Bautista, del mismo estilo.

Las altas murallas de Laguardia son paredes de un par de metros de espesor, recubiertas con piedra de sillería y coronadas por un adarve almenado, que antaño permitía recorrerlas en todo su perímetro. Las puertas son cinco. Entrando por una de ellas, el viajero deambula por las calles reparando en numerosas casas palaciegas que aún conservan sus escudos orgullosamente labrados. Y sus bodegas. Porque el subsuelo de Laguardia es una auténtica topera de bodegas o cuevas, excavadas a unos seis metros de profundidad. Siguiendo la muralla por el exterior, se puede rodear el pueblo caminando por sus paseos: los Sietes, la Barbacana, el paseo de la Cigüeña, la Plaza Nueva… En la proa del imaginario barco que semeja Laguardia, se descubre el más bello paseo: el Collado. En su vértice, el busto dedicado al hijo más ilustre de la villa, el fabulista Félix María Samaniego (1745-1801), desafía el azote de todos los vientos. Desde aquí, el viajero puede ver cómo se erige, majestuosa, la sierra de Cantabria, y cómo se abren a sus pies las tierras de Navarra, de Castilla y de Aragón, alejándose hasta fundirse con el azul del cielo.

En la Oficina de Turismo de Laguardia (Mayor, 52; 945 600 845) informan de las bodegas que admiten visitas. Como Ysios, la bodega de autor diseñada por Santiago Calatrava. Muy cerca, en Elciego, a 8 kilómetros de Laguardia, se levanta la famosa Ciudad del Vino de Marqués de Riscal, un complejo formado por la antigua bodega (1858) y un nuevo edificio diseñado por Frank O. Gehry que aloja un hotel de superlujo, un spa de vinoterapia y dos restaurantes asesorados por el chef Francis Paniego.

Villa de realengo, Labastida (a 20 kilómetros de Laguardia por las carreteras N-232a y A-124) conserva en su municipio vestigios de su pasado guerrero como el arco de Larrazuria o las ruinas del castillo de Toloño. En el núcleo urbano destaca la iglesia de la Asunción, cuya parte principal fue construida durante los siglos XVI y XVII. En el interior sobresalen el retablo mayor churrigueresco, el coro en madera de nogal y un órgano construido en 1789. La ermita del Santo Cristo posee una magnífica portada del siglo XII y una curiosa imagen del Cristo con el brazo derecho desprendido de la cruz. La Casa Consistorial se construyó durante el reinado de Carlos III, en un estilo barroco tardío. La oficina de turismo (945 33 10 15) organiza visitas guiadas e informa sobre rutas por los alrededores de la población y bodegas que pueden visitarse. Laguardia y Labastida no agotan, empero, toda la riqueza histórica y artística de la Rioja Alavesa; también merecen una visita en esta comarca poblaciones de tanta enjundia como Baños de Ebro, Bernedo, Elciego, Lagrán, Lanciego, Oyón, Peñacerrada y Samaniego. Todo lo que hay y lo que puede hacerse en la comarca (pueblos, bodegas, hoteles, restaurantes, museos, enotecas, vinoterapia…) está en la web Ruta del Vino de Rioja Alavesa. Desde Vitoria, una forma cómoda de recorrerla es el enobús turístico, que sale todos los sábados desde Semana Santa hasta finales de octubre. Para visitar bodegas, lo mejor es que conduzca otro.

Turismo natural en Álava

La playa de Vitoria

Le llaman la playa de Vitoria, porque es el baño natural más cercano a la capital alavesa (17 kilómetros). Está en Landa, un concejo del municipio de Arrazua-Ubarrundia, y aprovecha las aguas del embalse de Ullíbarri-Gamboa, que fue construido a mediados del siglo pasado para abastecer de electricidad y agua potable a la cercana Vitoria y al área metropolitana de Bilbao, funciones que aún realiza, aparte de la de refrescar a los bañistas. Con una capacidad de almacenamiento de 220 hectómetros cúbicos, toma prestadas sus aguas del río Zadorra, nacido en las estribaciones de la sierra de Entzia. Con el paso de los años, esta presa ha acabado convirtiéndose en un importante humedal, reconocido por su riqueza ecológica, además de en un gran espacio de ocio. La zona preparada para el baño tiene unos 400 metros de longitud, con un suelo especial de piedras y grava. Hay además posibilidad de practicar piragüismo, windsurf y vela ligera. Se puede llegar pedaleando por un carril-bici que une el embalse con el centro de Vitoria. Y una vez allí, si hay más ganas de seguir pedaleando, cabe la posibilidad de rodear todo el pantano siguiendo una ruta de 45 kilómetros y unas tres horas de duración. El folleto de la ruta se puede ver y descargar aquí.

Parque Natural del Gorbea

Situado a una veintena de kilómetros al norte de Vitoria, a caballo entre Álava y Vizcaya, el macizo de Gorbea es el mayor parque natural del País Vasco: en sus 20.000 hectáreas, hay maravillas como la serrezuela caliza de Itxina, tan escarpada y erizada de pináculos que semeja una catedral gótica; cuevas (alrededor de medio millos) como las de Mairuelegorreta o Supelegor, en las que se han exhumado utensilios paleolíticos; hayedos primigenios como el de Altube y ríos encantadores como el Baias o el Zubialde. Ninguna de esas maravillas, sin embargo, puede competir con la cumbre del monte Gorbea. Se eleva a 1.482 metros sobre el nivel del mar y está coronada por una cruz de hierro de 18 metros y por una mesa de orientación que permite identificar 106 montes a la redonda: desde el Aldamin, a sólo medio kilómetro, hasta los del Pirineo central, a 230. Posee un carácter casi sagrado para los vascos, de ahí que el día de Año Nuevo y el de San Ignacio se reúnan cientos de excursionistas en su cima. En el término alavés de Sarria (a 21 kilómetros de Vitoria por la N-622), se alza junto al río Baias el Parketxea (centro de interpretación) del Parque Natural del Gorbea (945 430 709), donde se informa de los principales accesos a pie hasta la cima, caminatas que rondan las tres horas de duración (sólo ida).

Mucho más asequible es el acceso a la cascada de Goiuri, formada por el río Oiardo al despeñarse desde lo alto de un anfiteatro rocoso de cerca de un centenar de metros. A la entrada de la localidad de Goiuri (que dista 30 kilómetros de Vitoria yendo por la N-624 y desviándose en las inmediaciones del puerto de Altube por la A-2521 hacia Orduña), se halla señalizado el camino que lleva hasta el salto y bordea el cortado. Es un paseo de un par de kilómetros, con mínima dificultad y máxima espectacularidad.

Salto del Nervión

Nada más nacer, el Nervión se precipita por el acantilado calizo que separa la llanada burgalesa, arriba, del valle alavés de Ayala, 270 metros más abajo, formando la mayor cascada de España. Para verla, hay que ir a Orduña (a 40 kilómetros al noroeste de Vitoria) y subir al puerto del mismo nombre por la carretera CL-625, en dirección a Berberana. Poco más adelante del puerto aparece señalizado el desvío al Monte Santiago, que arropa con espeso manto de hayas al recién nacido. Una vez allí, se camina por el borde del precipicio, viendo el valle como lo ven los muchos buitres lugareños, hasta llegar en una hora al punto donde río tan canijo pega salto tan grande. Conviene esperar a que llueva con fuerza o al deshielo primaveral. En otro caso, el meoncillo Nervión nos dejará con las ganas.

Vitoria con niños

Jugando con el arte

El Centro Museo de Arte Vasco Contemporáneo Artium ofrece numerosas actividades y talleres para que los niños hagan auténticas obras de arte sin darse cuenta. Los sábados por la tarde, hay visitas guiadas al museo especialmente diseñadas para familias con niños de 5 a 11 años. Mini Artium es una actividad para pequeños de 3 a 5 años: tras un activo diálogo ante varias obras de arte, los niños y adultos participan en un taller. Pensado para niños de 6 a 11 años, Good Morning Artium es un taller y una visita breve realizada en euskera o castellano con conceptos de arte en inglés. Además de esto, y de otros talleres que el museo organiza para grupos escolares, se proyectan de forma periódica películas infantiles.

El Bibat (Museo de Arqueología y Fournier de Naipes) también organiza talleres para niños de 6 a 12 años, en los que los pequeños realizan una reproducción de una baraja de naipes. El horario de la actividad es de 10:00 a 14:00.

Teatro, marionetas y magia

Los más pequeños tienen su función especial los domingos a las seis de la tarde en el Teatro Principal Antzokia. Además, durante todo el año se realizan conciertos didácticos.

También teatro, pero en miniatura, de marionetas, es lo que puede verse en el parque de la Florida durante los meses de diciembre, enero, febrero y marzo, con dobles sesiones los sábados a las 17:00 y 18:30. El Txoroleku, que así se llama este programa de títeres, está destinado a niños de 0 a 6 años. Se ofertan espectáculos diferenciados en dos bloques de edad: hasta 3 años y de 3 a 6. También se organizan talleres.

Vitoria se convierte en la capital de la magia en septiembre. Es Magialdia, el festival internacional de magia que se celebra desde hace un cuarto de siglo en la capital alavesa. Durante una semana, en 50 escenarios distintos, más de 40 magos de 10 países encandilan a los chavales (y a los no tan chavales) con 70 espectáculos.

 

Fuente: Guia Repsol, www.abc.es


1 2 3 4 5 6 7 8