The Blog

Comenzamos, con una serie de propuestas para los amantes de los mercadillos. Los viajeros que disfrutáis encontrando regalos curiosos, objetos inéditos y recuerdos de cada país, no os podéis perder los diferentes mercadillos que se concentran en la época navideña.Desde principios de diciembre hasta después de Navidad, los mercadillos navideños inundan las calles más céntricas de numerosas ciudades europeas. Esta tradición está especialmente arraigada en el centro y en el norte del continente, donde los puestos se encuentran rodeados de edificios al más puro estilo del cuento Hansel y Gretel.

Milán organiza el Green Christmas, unos mercadillos de Navidad ecológicos, con ropa ecológica, objetos de diseño fabricados con materiales bio-ecológicos y productos cosméticos naturales. Pero si lo que os entusiasma son las atracciones y ferias, os recomendamos ir a Winter Wonderland en Hyde Park (Londres), que cuenta con grandes mercadillos ambientados con espectáculos de circo, pistas de hielo y noria.

Los amantes de los mercadillos tradicionales navideños con dulces típicos, adornos y productos artesanales encontraréis en la Piazza Navona de Roma el lugar ideal para estas Navidades. En la misma línea, Berlín, y en especial el barrio de Mitte, se viste de luces y tenderetes con decoraciones navideñas, repostería y el famoso Glühwein (vino caliente).

Para los que prefieren el norte, y como no, su frío,  del 3 de noviembre al 4 de enero, también en la ciudad de Berlín se organiza el Winter World en Potsdamer Platz, un mundo de hielo en medio de la capital alemana para disfrutar de algunos deportes de invierno como patinar y montar en trineo, además de asistir a un montón de conciertos y espectáculos. Pero si preferís algo más tranquilo, en Londres, podréis revivir la imagen más romántica de las películas de amor navideñas patinando sobre hielo en el London Eye Ice Rink durante los meses de diciembre y enero.

En los viajes siempre hay alguien que se decanta más por los conciertos y los festivales, por eso, si lo que buscáis es fiesta, el London’s New Year’s Day Parade no os decepcionará. En este mítico desfile del 1 de enero podréis bailar al ritmo de cheerleaders, músicos, performances y varios conciertos. Además, con este desfile se recaudan fondos para obras de caridad. Aunque, por otra parte, si buscáis algo más tranquilo, la capital holandesa ofrece una alternativa: durante el Amsterdam Light Festival, del 6 de diciembre al 19 de enero, los canales de la ciudad se convierten en lugares mágicos gracias a las increíbles esculturas y proyecciones lumínicas que llevan a cabo los mejores artistas de la luz nacionales e internacionales a lo largo del río Amstel.

No podemos acabar este post sin dejar alguna propuesta para los que prefieren una escapada por nuestro país, puesto que para desconectar no hace falta ir muy lejos y en España también tenemos muchas actividades navideñas que valen la pena.

En Barcelona, los días 25 y 26 de diciembre y 1 de enero, hay espectáculos de agua, luz, color y música en La  Font Màgica de Montjuïc. Además, el popular mercado de Santa Llúcia, en el barrio gótico de la ciudad condal, ofrece todo tipo de productos artesanales. Algo único en Madrid es la Carrera San Silvestre Vallecana, una maratón de 10 km para celebrar el último día del año. Pero si quieres descubrir Madrid de una forma única y en familia, no os perdáis las rutas por la capital en bici y patines para disfrutar de su historia y de la Navidad moviéndose un poco.

Finalmente, para los viajeros navideños que buscan algo más festivo y folclórico, Los Tunos os esperan en Sevilla  o el baile de Los Seises en la Catedral de esta ciudad, cumplirán vuestras expectativas.

postal navideña

Fuente: www.solomarketing.es