The Blog

Os gusta viajar y hacer fotos en vuestros viajes? ¿ Queréis compartirlas de un modo divertido en una red social de fotografía? Hoy hablamos de fotos y viajes, dos términos que van irremediablemente de la mano y para ello vamos a examinar una de las redes sociales que más fuerte están pegando últimamente, Instagram, una genial forma de compartir tus fotos realizadas con el teléfono móvil. IMG 2481 Instagram: como compartir las fotos de tus viajes Japoneses en Madrassa Ben Youssef IMG 2482 Instagram: como compartir las fotos de tus viajes Puerto de Essaouira Es simple, rápida y se pueden compartir tus fotos en otras redes sociales. Como usarla Tan fácil como darse de alta, sincronizar ( si se quiere) con otras redes sociales y a empezar a hacer fotos. Después se le pueden aplicar diferentes filtros a la foto realizada para darle tu toque personal: desde blanco y negro a filtros con más luz, imitando lo antiguo, estilo vintage, poner diferentes marcos…… Os dejo una  Guía sencilla para principiantes. Programas  Hay multitud de programas gratuitos y de pago para hacer fotografías con el móvil. Aquí os dejo algunos: – Snapseed: Permite múltiples opciones de editar la foto. Desde girar, recortar, tunear la imagen con varios filtros, ajustar brillo, luz, contraste… Lo peor: de pago. – Pixlromatic: Aplicación gratuita muy completa. Tiene cantidad de filtros. – Vintage Cam: Como su nombre indica le da a tus fotos un aire retro que gusta mucho. – Picture Magic: Muchos efectos disponibles, posibilidad de colorear partes de la foto, recortar, poner marcos…. – DerManDar: Si os gustan las fotos panorámicas este es vuestro programa. En tres pasos tendréis fantásticas fotos. IMG 2652 Instagram: como compartir las fotos de tus viajes Virgen de la Estrella, Málaga IMG 2454 Instagram: como compartir las fotos de tus viajes Cabo de Gata, Almería IMG 2547 Instagram: como compartir las fotos de tus viajes Especias en zoco de Marrakech IMG 20781 Instagram: como compartir las fotos de tus viajes La catedral de Málaga de noche IMG 2540 Instagram: como compartir las fotos de tus viajes   Fuente: www.myguiadeviajes.com

“Estar en Babia”, “No hay moros en la costa” o “Estar en los cerros de Úbeda” son expresiones que utilizamos habitualmente pero, ¿te has parado a pensar cúal es su origen de ellas? Hoy te lo explicamos…

Estar en Babia

Aunque nos parezca mentira, Babia existe y es una comarca de la provincia de León, un lugar placentero, bien comunicado, guardado por gente pacífica e hidalga, leal al rey. Ordoños, Ramiros, Alfonsos y Fernandos se encerraban en Babia muchas veces, huyendo de las intrigas de la Corte y de las ambiciones de nobles y prelados empeñados en instaurar la modalidad feudal. En ocasiones los fieles súbditos leoneses echaban de menos a su monarca ausente, mientras las intrigas repetían: El rey está en Babia» y con esto daban a entender que su Alteza no quería saber nada de nada.

Hoy en día la expresión se utiliza para referirnos a cuando alguien está distraído.

No hay moros en la costa

Antes de ser expulsados por los Reyes Católicos de España los moros atacaban las costas del este, en especial el Levante, saqueando todo a su paso y destruyendo todo, además de coger prisioneros para pedir rescate o venderlos como esclavos. Esto ocurría casi siempre en un pueblo costero donde las defensas eran pobres. Para esto se crearon torres defensivas o atalayas para divisar de lejos al enemigo moro y, acto seguido, se encendían grandes antorchas y se gritaba: Moros en la costa!!

En la actualidad significa que podemos hablar tranquilos porque no hay nadie que nos escuche.

Estar en los cerros de Úbeda

Cuando alguien se va por los cerros de Úbeda significa que, o bien empieza a divagar o bien intentar evitar responder una pregunta directa hablando sobre otra cosa. Hay un hecho histórico que se considera el origen de esta expresión. En el siglo XII, durante la Reconquista Española, cuando las tropas del rey Fernando III estaban a punto de atacar Úbeda (una ciudad cerca de Baeza, en la provincia de Jaén), uno de los capitanes del ejército desapareció antes de que empezase la lucha y justamente después de la conquista, reapareció. Cuando le preguntaron dónde se había metido durante toda la batalla, él alegó que se había perdido por los cerros de Úbeda y desde entonces dicha frase se asoció primero a la cobardía y poco después a aquella situación en la que no estamos siendo claros.

Revolver Roma con Santiago

Cuando no hemos revuelto aún Roma con Santiago, no hemos hecho todavía todo lo que está en nuestras manos. Indudablemente esta expresión tiene que ver con la tradición católico-cristiana, haciendo referencia a dos sitios tradicionales de peregrinación que ofrecían ayuda religiosa a los que habían ido a las dos ciudades. Actualmente la utilizamos para indicar que hemos agotado todos los medios disponibles para conseguir algo, es decir, no hemos dejado tecla sin tocar.

Fuente: www.viajediario.com; www.erroreshistoricos.com; mariopiccone.blogspot.com.es; erasmusv.wordpress.com

Se acerca la noche de fin de año y, en España, es costumbre cerrar la fiesta con una buena taza de chocolate con churros. No hay nada como tomarse esos churros con chocolate y contemplar como se van apagando las luces de la ciudad y el sol se levanta en el horizonte. En honor a esta deliciosa tradición, os traemos una pequeña selección de las consideradas como mejores chocolaterías del mundo.

Chocolatería Guylian, Bruselas

Bruselas tiene tradición chocolatera a raíz de la llegada de este fruto a Europa, siendo los belgas los primeros en desarrollar nuevas formas de consumo de chocolate, destacando el chocolate sin leche. La Chocolatería Guylian es una de las más famosas del mundo, lo que se debe sobre todo a sus clásicos bombones “Sea Shells” con motivos marinos y rellenos de praliné, que se venden en todos los rincones del mundo que se caracterizan por su inigüalable color y forma. Sus chocolates se pueden adquirir en más de 100 países, pero merece la pena visitar sus tiendas y disfrutar “in situ” de su más que preciado chocolate.

Pierre Marcolini, París

Situada en la lujosa calle de la rue de Seine, esta chocolatería se ha convertido en uno de los locales de moda de la ciudad parisina. Pierre es un reconocido chocolatero belga especializado en chocolates sofisticados con una atención especial a la calidad y a su estilo único. Por este lugar pasa gente de Nueva York, Japón o Kuwait. Los chocolates están cubiertos de una capa de colores aparentando una pequeña obra de arte. Los rellenos consisten en manzana, peras, melón, pimienta, castañas o whiskey. La especialidad es el “calin fondant” que son hojuelas de harina almendrada cubiertas en chocolate con caramelo y vainilla tahitiana. Así que si en Nochevieja tenéis la suerte de encontraros en la ciudad, no habrá mejor forma de empezar el año que tomando aquí un buen chocolate!!

Café de la Ópera, Barcelona

Uno de los lugares más tradicionales de la ciudad condal es este café. Ubicado en el barrio de las Ramblas, es por excelencia uno de los últimos reductos de la burguesía catalana que, durante los años 60 y 70 se convirtió en el lugar de reunión de la intelectualidad. Se trata pues de un histórico café donde podréis saborear las noblezas de un buen chocolate acompañado por frescos y apetitosos churros.

City Bakery, Nueva York

El “hot choc” es una tradición gastronómica muy arraigada en los neoyorquinos. Cada uno tiene su chocolatería favorita, pero casi todos coinciden en la exquisitez de una de ellas: City Bakery, en el Flatiron District (Midtown). Además, en este local podréis encontrar un extenso catálogo de dulces con el que poder acompañar vuestra taza de chocolate: nubes, muffins y unos pasteles caseros deliciosos.

Café Gijón, Madrid

España fue el primer país en descubrir el intenso sabor del chocolate a partir de que Hernán Cortés expandiese por Europa el cacao en el siglo XV. Uno de los clásicos a la hora de tomar chocolate con churros en la ciudad. Este bonito local se inauguró en 1888 y forma parte de los cafés literarios de Madrid. En otros tiempos, en él se reunían artistas y escritores como Pío Baroja, Benito Pérez Galdós, o Camilo José Cela que utilizó este café como inspiración para escribir su novela La Colmena. Situado en el Paseo de Recoletos, todavía hoy es un lugar frecuentado por muchos personajes del mundo literario que vienen a desayunar o a merendar unos clásicos churros.

400px-Chocolate_con_churros_-_San_Ginés_Madrid

Fuente: www.venere.com; dechocolate.net; listas.20minutos.es/ Fotografía: Matthew Hine