The Blog

La carretera de la muerte

 

Si alguna vez, por los azares y carambolas de la vida, os ofrecen un puesto de conductor en Bolivia, preguntad antes de nada qué ruta vais a cubrir. Si os dicen que tenéis que conducir desde La Paz hasta la región de los Yungas, que os van a pagar las dietas, que veréis un paisaje muy bonito y que sólo son dos horas de trayecto, no os dejéis engañar, se están refiriendo a La carretera de la muerte. No hay que ser muy avispado para hacerse una idea de lo “divertida” que puede resultar esta ruta.

 

 

 

Basta con ver algunas fotografías para entender el por qué del nombre. Desde 1995 este recorrido se considera el más peligroso del mundo. Se calcula que en esta carretera, que tiene un desnivel de 3,000m desde su punto más alto hasta la parte más baja del recorrido, mueren cada año más de 100 personas. En 1983 esa cifra fue rebasada en un solo accidente al precipitarse al vacío un autocar lleno de gente.

 

 

 

Para supersticiosos y amigos del “más allá” hay un motivo extra para no adentrarse en La carretera de la muerte. Según las creencias de los lugareños, el recorrido está poblado de espíritus que intentan distraer a los conductores para que se precipiten al vacío. Lo cierto es que la afluencia de tráfico es abundante y muchos de los conductores locales, que repiten este trayecto a diario, se santiguan cada vez que empiezan el recorrido, cada vez que pasan por delante de las numerosas cruces que se pueden ver en los laterales, cada vez que ven a lo lejos algún vehículo siniestrado y cada vez que terminan la aventura.

 

 

 

Esta vía, como veis, es de doble sentido, la mayor parte de vehículos que la transitan son camiones y autocares, y no hay ruta alternativa. La pericia de los conductores es fundamental, especialmente en época de lluvias, cuando el terreno se convierte en un lodazal. Como decía, antes de aceptar el trabajo, preguntad al menos cuál es el plus de peligrosidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: www.losapuntesdelviajero.com

 

 

Qué ver en Roma

6 millones de personas deciden visitar Roma cada año, sus calles, Coliseo, foros romanos, catacumbas, pizzas y espaguetis y no es para menos, pasear por sus calles es trasladarse por momentos a otra época, un juego de niños donde creerse uno mismo emperador de la época imaginando cómo sería la ciudad en tiempos de Trajano. Aquí os vamos a mostrar una serie de cosas divertidas y visitas imprescindibles que hacer en Roma.

Sentirse un gladiador en el Coliseo de Roma

El gran coliseo de Roma. Una de las nuevas 7 maravillas del mundo. El icono de la ciudad, uno de los símbolos de Italia junto a la torre de Pisa y los canales de Venecia y visita obligada e imprescindible en Roma.

 

Coliseo de Roma en Italia

 

La cola para entrar al coliseo puede ser importante de modo que te recomendamos que vayas con tiempo, a primera hora de la mañana o bien, que te vayas al Palatino y saques allí una entrada combinada con el Coliseo de modo que podrás ahorrarte cola.

 

Coliseo de Roma y Arco de Tito

 

Siglos y siglos de historia en un mismo lugar repleto de curiosidades que os contarán con una estupenda visita guiada en la que os enteraréis de muchas curiosidades del Coliseo de Roma como los 100 de días de festejos que hubo en el coliseo tras su inauguración, donde murieron 2000 personas, las batallas con barcos que se realizaban en interior del coliseo, os enseñaran desde donde lanzaban a los condenados a muerte vestidos de pájaros como ícaros. Muy agradable e interesante, eso si.

 

Panorámica del coliseo de Roma

 

Pasear por los pasillos del coliseo y salir por el mismo sitio por el que salían los gladiadores es una experiencia fantástica que te hará recordar películas como Gladiator e imaginar lo que esos pobres hombres podrían llegar a sentir.

 

Un paseo en el tiempo por el Palatino y Foros Romanos

Según salimos del Coliseo nos toparemos con la foto del grupito de romanos disfrazados por la que te pedirán 20€ y acto seguido con el Palatino y los Foros romanos que os situamos en este mapa para que sepáis su ubicación exacta.

 

Mapa de los foros romanos y el palatino

 

Los foros romanos eran la zona donde se desarrollaba la vida pública. Tras finalizar el imperio romano poco a poco fue cayendo en el olvido quedando enterrado y hasta el siglo XX no fue desenterrado.

 

Foros romanos

 

Junto al foro, el Palatino, situado a 40 metros sobre el Foro, situado en el monte palatino, la colina más céntrica de las 7 colinas de Roma.

 

Palatino de Roma

 

Habitada desde el año 1000 a.C se cree que fue el origen de Roma y en ella podemos ver lugares como el hipódromo, que se conserva de forma increíble.

 

Palatino Romano

 

Según cuenta la leyenda de Roma, Luperca, la loba que cuidó a Rómulo y Remo, tenía su cueva en este monte. Cuando crecieron decidieron fundar Roma a orillas del Tíber pero finalmente acabaron enfrentados siendo Rómulo el fundador de Roma tras matara Remo.

 

Sentir yuyu en las Catacumbas de San Calixto

Un lugar muy interesante con multitud de historias curiosísimas.

De las 60 catacumbas que hay en Roma, solo 5 están abiertas al público:

  • Catacumbas de San Sebastián (Via Appia Antica, 136): De 12 kilómetros de y junto a las catacumbas de San Calixto es las mejores que puedes ver en Roma. Su horari es de Lunes a Sábado de 9 a 12 y de 14 a 17 horas.
  • Catacumbas de Priscila (Via Salaria, 430): En ellas se encuentran las primeras representaciones en frescos de la Virgen María y su horario es de martes a domingo de 9 a 12 y de 14 a 17 horas.
  • Catacumbas de Domitila (Via delle Sette Chiese, 280): De más de 15 kilómetros de recorrido y su horario es de miércoles a lunes de 9 a 12 y de 14 a 17 horas.
  • Catacumbas de Santa Inés (Via Nomentana, 349): Horario de 9 a 12 y de 16 a 18. Cierra el Domingo por la mañana y los lunes por la tarde.
  • Catacumbas de San Calixto (Via Appia Antica, 126): Más de 20 kilómetros de galerías subterráneas, en ella se enterraron a 16 pontífices y multitud de mártires cristianos. Su horario es de jueves a martes de 9 a 12 y de 14 a 17 horas.

 

Paseo por el Tíber junto al Castillo de Sant Angelo

Otro de esas cosas recomendadas que hacer en Roma es sin duda un paseo al atardecer por las márgenes del río Tíber.

 

Atardecer en el rio Tíber

 

Las vistas desde este hacia el castillo de San Angelo son una pasada

 

Castillo de Sant Angelo de Roma junto al Tiber

 

Tirar la moneda a la Fontana di Trevi

Sin duda la fuente más bonita de Roma, una de las más antiguas, la más grande con 20 metros de anchura y con un mito que obligara a visitarla siendo imposible irte de Roma sin ver la Fontana di Trevi.

 

Fontana Di Trevi de noche

 

El mito nació a raíz de la película “Tres monedas en la fuente” y dice que en función del número de monedas lanzadas a la Fontana di Trevi conseguirás un deseo u otro:

  • 1 moneda: Volverás a Roma.
  • 2 monedas: Encontrarás el amor con un italiano/a.
  • 3 monedas: Te casarás con ese italiano.

 

Fontana Di Trevi de día

 

Anualmente en la Fontana Di Trevi se recauda la friolera de 1 millón de € que se dona a Caritas con el fin de mantener un banco de alimentos par todos los sin techo de Roma. Es común ver a ladronzuelos con varillas extensibles con un imán en la punta robando monedas de 2€. Estos tipos son abucheados cuando se les coge pero tienen la técnica tan depurada que se pierden entre el gentío y vuelven al ataque.

 

Panteón de Agripa

Entrar en el panteón de Agripa es otra de las visitas que recomiendo en Roma y que según dicen es el edificio mejor conservado de Roma.

 

 

Nada más entrar en él, encuentras una enorme sala redonda con un diámetro idéntico a la altura que hay hasta la parte superior.

Exactamente 44 metros de altura donde hay un hueco circular, de 9 metros, por el que entra la luz natural y en caso de tormenta el agua, teniendo el suelo la inclinación exacta para evacuar esta por una serie de sumideros que encontramos por todo el suelo. Curioso.

 

 

Tomar un helado en la Piazza Navona y contar los escalones de la plaza España

Sea cual sea la época del año en que visites Roma… tienes que probar su capuchino y sus helados… y qué mejor lugar para merendar que la Piazza Navona para hacerlo junto a sus fuentes y terracitas. Las terrazas no son nada baratas pero siempre puedes optar por un plan más económico comprando un helado de 3 sabores y tomarlo en cualquier escaloncillo.

La plaza está cargada de historia. Cuando vayáis, fijaos en su forma ovalada. Esto no es casual. En el lugar de esta plaza antiguamente se encontraba el llamado “Circo Dominicano” donde se reunían 30.000 personas para ver los juegos atléticos griegos, de ahí esa forma ya que bajo ella aún hay restos de dicho circo. Alucinante.

 

 

Y hablando de plazas… y como buenos españoles que somos, no estaría mal ir a conocer la plaza de España y subir por su escalinata, contando sus 135 escalones hasta las vistas de la Iglesia de la Trinità dei Monti.

 

Un paseo por el Trastevere

Una tarde en el barrio de Trastevere es algo casi obligado en Roma.

 

Trastevere

 

El Trastevere es una de las mejores opciones para alojarse en Roma. En sitios como Oh-Rome seguro que encuentras opciones económicas en un barrio bohemio, tranquilo donde lo mejor son sus atardeceres y dejar caer la noche para cenar en alguno de los mejores restaurantes de Roma.

Probar la famosa pasta y pizzas italianas

La comida italiana podría denominarse como la más internacional del mundo. Sus platos no es que sean de una elaboración de lo más compleja del mundo pero están en cualquier cocina de cualquier restaurante del mundo por muy raro y recóndito que sea… y en Italia, cómo no podía ser de otra forma, no puedes irte sin probar sus pizzas.

Y otras opciones para todos los gustos que os resumimos en una lista de platos típicos italianos que hay que probar:

  • Carpaccio: Finas lonchas de carne cruda con aceite de oliva
  • Saltimbocca: Ternera o cerdo con jamón y salvia.
  • Prosciutto: El jamón made in Italy
  • Bresaola: Carne de ternera curada
  • Ensalada Caprese: Lechuguita con queso mozarella y tomate
  • Gnocchi: Pasta elaborada a base de patata

 

Recorrido nocturno en bus turístico por Roma

Sin duda pillar un bus turístico por Roma de noche es uno de los mejores planes que puedes hacer para después de cenar. En menos de hora y media recorrerás los puntos más representativos de la ciudad, todos iluminados, con unos pequeños auriculares que te explicarán todo lo que ves y sin patear ni un centímetro.

 

Alucinar con las vistas desde el Vaticano

Si quieres contemplar toda Roma a vista de pájaro, una de las mejores vistas las tendrás desde lo alto de la cúpula del Vaticano. Desde allí tendrás toda Roma como si de una maqueta se tratase.

 

 

La visita a los museos vaticanos, la capilla sixtina y los entresijos de uno de los países, el Vaticano, más pequeños y ricos del mundo es también una visita que no te debes perder si visitas Roma pero ojo, si no te quieres morir esperando y te quieres ahorrar las colas y no esperar para entrar al Vaticano, mejor  compra la entrada antes por internet y te ahorras el suplicio.

 

Roma no son sólo ruinas

Como veis, Roma no son sólo ruinas… es una ciudad repleta de ocio, actividades, lugares tan espectaculares como el Vaticano, exposiciones e historias y leyendas que debes investigar in situ. Es maravilloso darle un poco a la imaginación, imaginar como eran esas calles, pensar lo que allí sucedió y mirarte paseando las mismas calles que un día Trajano o Julio César pasearon sin imaginar que un día un hispano cargado con extrañas cámaras y hambre de pizza y espagueti pisarían por los mismos lugares.

 

Contraluz de Roma

 

¿Qué más cosas se pueden hacer en Roma?

La oferta de actividades de Roma es alucinante. Desde planes románticos del tipo “descubrir en vespa la ciudad de Roma” a “Un paseo nocturno en coche vintage” o hacer un tour gastronómicos.

Esperamos que disfrutéis de la bella Roma!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: www.diariodeunmentiroso.com

 

 

Qué ver en … Berlín

Berlín, la capital de Alemania, es una de las ciudades de Europa con mayor número de atractivos. Quizá no es de las más bonitas, pero sí de las más estimulantes. Su historia, ligada inevitablemente a la II Guerra Mundial y a la Guerra Fría, la ha marcado para siempre. La Berlín que podemos ver hoy me parece de lo más interesante: joven, underground, alternativa, multicultural, muy a la moda… y, sin embargo, decidida a no ocultar el pasado. Aquí van nuestras humildes recomendaciones.

Puerta de Brandeburgo. La Brandenburger Tor es el gran icono de la ciudad. Por el paso central de esta antigua puerta de la ciudad (construida en la última década del S. XVIII) hicieron sus entradas triunfales personajes tan célebres como Napoleón o el infame Hitler. Con la construcción del muro quedó relegada a paso fronterizo en tierra de nadie, pero hoy en día vuelve a lucir su esplendor y es punto de partida de casi todos los tours por la ciudad.

 

 

Monumento del Holocausto. Su nombre completo es “Monumento a los judíos de Europa asesinados”. Fue inaugurado hace pocos años, en 2005, pero ya es uno de los principales puntos de interés turístico en la ciudad. Casi 2.800 bloques de hormigón, de diferentes alturas, conforman este espectacular memorial. Los bloques, todos grises y vacíos, simbolizan las lápidas de un cementerio judío. Es recomendable visitar el centro de información que hay bajo el monumento. La entrada es gratuita y puede alquilarse una audioguía por 4€. Información ampliada: (PDF oficial en castellano | Web). Curiosamente a escasos metros del memorial se encuentra el búnker en el que Hitler se suicidó. Berlín decidió inundarlo y no abrirlo al público para que no se convirtiese en lugar de peregrinaje para neonazis. Hoy, en el aparcamiento que lo cubre, sólo hay un letrero (bastante reciente) que informa sobre la estructura del búnker y otros pocos detalles.

 

 

Reichstag. Otro edificio histórico de Berlín es el Reichstag, donde se reúne el parlamento alemán (Bundestag). Fue construido en estilo neorrenacentista a finales del S. XIX, pero desde entonces las guerras e incendios han hecho que cambiara mucho su aspecto. Su gran cúpula de cristal recibe miles de visitas cada día. Desde las alturas se tienen unas buenas vistas de la ciudad y pueden verse directamente las sesiones parlamentarias. La visita (que incluye audioguía) es gratuita pero hay que registrarse con algunos días de antelación: registro para ver la cúpula del Reichstag.

 

 

Isla de los Museos. La Museumsinsel es una pequeña isla rodeada por las aguas del río Spree que alberga cinco grandes museos: Museo de Pérgamo (Pergamonmuseum), Museo Antiguo (Altes Museum), Museo Nuevo (Neues Museum), Museo Bode (Bode-Museum) y la Galería Nacional Antigua (Alte Nationalgalerie). La relevancia de este conjunto museístico es tal que la isla fue nombrada Patrimonio de la Humanidad en 1999. La visita del Museo de Pérgamo, la estrella del quinteto es absolutamente obligada. Destacan el famoso Altar de Pérgamo, la Puerta de Ishtar, la fachada del mercado de Mileto y la fachada de Mushatta. Las entradas no son baratas, pero hay que tener en cuenta las tickets combinados, los días y horarios de apertura gratuita y la posibilidad de comprar el pase especial de la Berlin Welcome Card Museuminsel (diferente a la Berlin Welcome Card normal y corriente). En la misma isla, por cierto, también se encuentra la Berliner Dom (Catedral de Berlín).

 

 

Muro de Berlín. Del muro original y sus 155km apenas se conservan unos metros por aquí y por allá en su emplazamiento original. Las tres visitas que recomiendo para conocer el muro y su historia son las siguientes: East Side Gallery, un tramo de 1,5km que hoy en día es la galería de arte al aire libre más grande del mundo. El Gedenkstätte Berliner Mauer (Memorial del Muro de Berlín), situado en la calle Bernauer Straße, compuesto por diversos elementos: exposiciones al aire libre, la Capilla de la Reconciliación y, sobre todo, el centro de documentación sobre el Muro. La entrada es gratuita y desde su terraza podemos observar un tramo de muro al otro lado de la calle, con una torre de vigilancia y los dos niveles de muro habituales, con la llamada franja de la muerte en medio. Por último, hay que visitar el popular Checkpoint Charlie, el paso fronterizo más famoso entre la parte soviética y la parte occidental. Hoy unos actores hacen teatrillo para los turistas y el lugar en sí está hecho a base de réplicas, pero se puede completar la visita entrando en la Haus am Checkpoint Charlie.

 

 

 

 Gendarmenmarkt. Dicen de ella que es la plaza más bonita de Berlín.  Su belleza se debe a los tres edificios que la flanquean: el Konzerthaus; la Französischer Dom (Catedral Francesa) y la Deutscher Dom (Catedral Alemana).

 

 

 Potsdamer Platz. Olvidada durante la etapa del Muro, la renovada Potsdamer Platz vuelve a ser uno de los centros neurálgicos de la ciudad y es el escenario de la Berlinale cada año. La plaza en sí es un puro cruce de calles (dicen que el más grande de Europa), pero tiene varios atractivos: el espectacular Sony Center, varios fragmentos del Muro, el Panoramapunkt (ascensor más rápido de Europa), una réplica del semáforo más antiguo de Europa y otros edificios muy importantes: casino, estación de tren, Museo del Cine, etc. Además, a escasos 400m se encuentra la famosa exposición “Topografía del Terror“, que analiza a fondo la etapa nazi (entrada gratuita).

 

 

Barrio Judío. En torno a Oranienburger Straße se congregaba (y aún se congrega) el grueso de la comunidad judía de Berlín. En este barrio podemos encontrar la Nueva Sinagoga, los patios judíos del Hackesche Höfe, el Museo de Otto Weidt (una especie de Schindler berlinés), cementerios judíos, etc. Pero para saberlo todo sobre la historia de los judíos en Alemania hay que visitar el archifamoso Museo Judío, que curiosamente no se encuentra en este barrio. Web oficial en español.

 

 

 Alexander Platz. La “Alex” fue la plaza más importante en el Berlín de la RDA y su altísima Fernsehturm (Torre de Televisión), era uno de los grandes orgullos de la Alemania del Este. La torre es muy visitada por las impresionantes vistas panorámicas que ofrece. Web en español. En la plaza destaca el Reloj Mundial. Y para ver un buen ejemplo de arquitectura de la época comunista sólo hay que andar por la Karl Marx Allee, que termina (o empieza) en esta plaza.

 

 

Tiergarten. Es un parque gigantesco, alberga el zoo y lo atraviesa la ilustre avenida del 17 de junio, con su famosa columna de la Victoria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: http://www.losapuntesdelviajero.com

10 maravillas del mundo para tu lista de deseos

10 maravillas del mundo para tu lista de deseos

¿Un safari en Sudáfrica? ¿Una suite nupcial en las Seychelles? ¿O algo un poco más loco? ¿Adónde te gustaría ir? Hemos elegido 10 lugares excepcionales que tienes que visitar por lo menos una vez en la vida. ¿El año que viene quizá?

 

1. Adršpach-Teplicei, República Checa

¿Tienes pensado viajar a Praga? Dedica un día a visitar el bonito a la vez que curioso Parque Nacional de las Rocas de Adršpach-Teplice. Los amantes de los saltos de roca en roca (sí, los hay) se volverán locos con las estrambóticas formaciones de arenisca, aunque también se pueden apreciar sin tener que despegar los pies del suelo.

Adršpach-Teplicei, República Checa

 

2. Monasterios de Meteora, Grecia

Los Monasterios de Meteora son Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Y la verdad es que estas increíbles construcciones de la región griega de Tesalia estilo nido de águila merecen con creces tal distinción. ¿Qué te parecería un rápel por estas pequeñinas? ¿Mejor no? A eso lo llamo yo sensatez.

Monasterios de Meteora, Grecia

 

3. Salar de Uyuni, Bolivia

¿Sabías que el salar de Uyuni, en Bolivia, es el mayor desierto de sal del mundo? Vale, otra pregunta, ¿qué desiertos de sal conoces? Ahí le has dado, ¿eh?

Salar de Uyuni, Bolivia

 

4. Cataratas del Niágara, Canadá

Le llega ahora el turno a una clásica maravilla del mundo: las imponentes Cataratas del Niágara. Aunque hemos puesto Canadá, lo cierto es que una de las tres cascadas que la forman, con el acertado nombre de Cataratas Estadounidenses, está en los Estados Unidos. Las otras dos, las cataratas Velo de la novia y las Herradura de caballo (o Canadienses), se encuentran con orgullo en la parte canadiense.

Cataratas del Niágara, Canadá

 

5. Seljalandsfoss, Islandia

A escala ligeramente menor que las del Niágara, la cascada Seljalandsfoss, en Islandia, es aún más impresionante por sus características. Para disfrutar de unas vistas que no se suelen ver en los salvapantallas de los ordenadores, haz una excursión por detrás de esta belleza de sesenta metros de altura. Eso sí, asegúrate de llevar un buen impermeable.

Seljalandsfoss, Islandia

 

6. Bahía de Halong, Vietnam

Unas 1.600 islas e islotes salpican la bahía de Halong en un espectáculo de formas y siluetas surrealistas. Nadie vive en estas extrañas y maravillosas moles de calizas del golfo vietnamita de Tonkin porque son demasiado peligrosas. En pocas palabras, porque se hacen pedazos. La caliza no deja de erosionarse, formando un extravagante paisaje marítimo y terrestre de arcos, torres y cuevas.

Bahía de Halong, Vietnam

 

7. Aït-Ben-Haddou, Marruecos

Es posible que reconozcas este lugar. Las ciudad fortificada de Aït-Ben-Haddou, entre el Sáhara y Marrakech, ha sido el set de rodaje estrella de un buen número de películas, como El hombre que pudo reinar, Gladiator, La Momia y La joya del Nilo.

Aït-Ben-Haddou, Marruecos

 

8. Ngorongoro, Tanzania

El que crea que el porte del flamenco (el ave) tiene algo que ver con el flamenco (la danza) no puede estar más equivocado. Y es que no hay más que ver a un flamenco (el ave) de verdad para darse cuenta de lo desgarbados que son los pobres. Para más inri, si los miras de cerca verás que además son bastante feos. Eso sí, hay literalmente millones de flamencos (el ave) en el Ngorongoro, en el Gran Valle del Rift, en el África oriental. Y cebras.

Ngorongoro, Tanzania

 

9. Playa Whitehaven, Australia

¡Guau! Considerada por muchos la mejor playa de Australia, Whitehaven es algo más tranquila que Bondi en plena temporada surfera. Es una de las muchas playas de aguas turquesas y arena blanca que hay en las islas Whitsunday, cubiertas de bosque tropical, en la costa de Queensland.

Playa Whitehaven, Australia

 

10. Lago Kaindy, Kazajistán

Este tiene que ser uno de los lugares más raros del mundo. El bosque bajo el agua del lago Kaindy, en las montañas kazajas de Tian Shan, se formó después de que un terremoto provocase un desprendimiento de tierras que dio paso a este extravagante lugar, con árboles cubiertos por agua con una profundidad de hasta treinta metros. El submarinismo aquí es solo para los más atrevidos.

Lago Kaindy, Kazajistán

 

¿Has estado en alguno de estos exóticos lugares? Si aún no has tenido esa suerte, ¿a cuál te gustaría ir primero?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: http://www.skyscanner.es

Qué ver en Marrakech

Marrakech, la ciudad más turística de Marruecos,  cuenta con más de un millón y medio de habitantes. Su Medina, que encierra numerosas joyas, es Patrimonio de la Humanidad. Su ubicación entre el Sáhara, la majestuosa formación montañosa del Atlas y el Anti Atlas le hace estar en el centro de una encrucijada en la que comerciantes, mercaderes, poetas y viajeros tomaron como lugar de parada desde hace siglos. Aquí os dejamos las visitas imprescindibles a realizar.

 

Plaza Jamaa el Fna. Centro neurálgico de la Medina y una de las estampas más conocidas de la ciudad. Aquí podremos hacernos la típica foto con un mono o una serpiente, disfrutar de un refrescante zumo de naranja o, simplemente, contemplar el espectáculo de la vida. Es la antesala de los zocos.

 

 

Zocos. Agrupados por gremios, los zocos de Marrakech se extienden por un laberíntico entramado de callejuelas que invitan a perderse y caer en la tentación del regateo. En sus pintorescos tenderetes los turistas buscan el mejor precio en especias, ropas, comida, artesanía, etc.

 

 

Madraza de Ben Youssef. Esta Escuela Coránica, que tenía capacidad para alojar hasta 900 estudiantes, fue construida en 1564 y es unas de las más grandes del Magreb. El patio y las austeras habitaciones de los estudiantes son sus grandes atractivos. Horarios y precios. Es aconsejable adquirir la entrada que incluye la visita al Museo de Marrakech (el edificio merece la pena tanto como la exposición o más) y a la Koubba Ba’Adiyn (una cúpula que se conserva como único resto de una antigua mezquita almorávide).

 

 

Tumbas saadíes. Pequeño recinto que contiene las tumbas de la dinastía sadí. Destaca el Mausoleo de Ahmed el Mansur, una obra maestra de la arquitectura islámica con sus columnas de mármol de Carrara, su cúpula fabricada en madera de cedro y ornamentada en pan de oro, sus azulejos vidriados, etc. Horarios y precios.

 

 

Mezquita Koutoubia. Es una de las mezquitas más grandes del mundo y su alminar sirvió de modelo para la Giralda de Sevilla. Fue construida en 1147 y su sala de oraciones puede albergar a más de 20.000 fieles. La entrada está prohibida a los no musulmanes, pero merece la pena rodearla, pasear por sus jardines y echar un vistazo respetuoso desde la entrada.

 

 

Menara. Un sencillo pabellón y una gigantesca alberca (estanque) de 200 metros de largo conforman este reducto rodeado de olivos en los límites de la ciudad, en un terreno que abarca en total unas 90 hectáreas. Los lugareños acostumbran a pasar el día de pic-nic y los más atrevidos hasta se dan un chapuzón en la “piscina”, sobre la que se cuentan varias historias; se dice que fue construida para que un sultán almohade aprendiera a nadar… o que los sultanes lanzaban allí a las concubinas con las que habían pasado la noche.

 

 

Palacio Bahía. Es el palacio más suntuoso de la ciudad. Construido en el S. XIX por dos poderosos visires, contó para su construcción y decoración con los mejores artesanos del país. Destaca por el lujo de sus estancias y patios en la zona más moderna. Horarios y precios. También es aconsejable la visita al Palacio El Badi, más antiguo y grande, aunque hoy sólo se conservan las ruinas y unas pocas dependencias. Horarios y precios

 

 

Museo Dar Si Saïd. Antiguo palacio, hoy convertido en museo, decorado de forma espectacular. Destacan su sala de recepciones, su jardín andaluz y las exposiciones de alfombras, puertas, arcones, armas, cerámica, trajes y joyas. Horarios y precios.

 

 

Palmeral. Abandonando las históricas Murallas de la ciudad (que datan del S. XII) podemos acceder a la famosa zona de La Palmeraie, un extenso terreno de más de 13.000 hectáreas que contiene unos 150.000 árboles (palmeras en su mayoría, claro). Suele recorrerse en carruaje de caballos, aunque también se puede visitar en coche. El paseo es agradable y en su mayor parte muy tranquilo, pero impresiona ver los contrastes entre la riqueza de unos (los que están cargándose el palmeral construyendo lujosas viviendas) y la pobreza de otros (que sacan a sus esquifidas ovejas a pastorear, amontonan basura en cualquier rincón o malviven ofreciendo paseos en camello e incluso pidiendo alguna limosna).

 

 

Jardines Majorelle. Propiedad de Yves Saint Laurent, estos hermosos jardines fueron creados en 1923 por Jacques Majorelle. El jardín alberga más de 400 variedades de palmera y unas 1.800 de cactus. Su estanque y la sombra que proporcionan las plantas hacen que la visita sea de lo más agradable. Un soplo de aire en una ciudad tan calurosa. Horarios y precios en la web oficial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: http://www.losapuntesdelviajero.com

15 Leyes de tráfico sorprendentes: las normas de la carretera

¿Alquilarás un coche durante las vacaciones? Tanto si cruzas la Ruta 66 como si solamente vas del aeropuerto a tu hotel, antes de ponerte en marcha, consulta las normas y leyes del país en el que conducirás.
Hemos encontrado 15 leyes de lo más absurdas y extrañas, pero de lo más serias, para que no te pillen.

1. Alcoholímetros (Francia)

Si vas hasta París, asegúrate de que los conductores de todos los vehículos a motor y motocicletas lleven un alcoholímetro. De lo contrario, si la policía te para y no puedes enseñárselo cuando te lo pida, te cae una multa de 11€.

2. Pegatinas GB (Unión Europea)

En Europa, a menos que el coche que conduzcas lleve en la matrícula las letras GB, tendrás que llevar una pegatina con las letras GB. Y también tendrás que tener una foto de la reina en el salpicadero y llevar un bombín (¡eso último es broma!).

3. Niños (Francia)

En Francia, los menores de 10 años no pueden viajar en el asiento delantero si el vehículo no dispone de una silla especial para niños. La única excepción es si el vehículo no tiene asientos traseros (si tienes un Lotus, te salvas), no tiene cinturones en los asientos traseros (¿pero eso no es ilegal?) o si el asiento trasero ya está ocupado por un menor de 10 años (que lleva cinturón, claro está).

4. La norma del semáforo rojo (EE.UU.)

Cuando tienes prisa los maldices, pero un semáforo rojo es sinónimo de parada. Si no te paras puedes tener serios problemas. Pero en EE.UU. puedes girar a la derecha incluso con el semáforo en rojo, siempre que la calle esté despejada de tráfico y peatones.

5. Claxon (diversos países)

Mientras que en algunos países el uso constante del claxon es obligatorio (para más eficacia, combinado con epítetos de lo más coloridos dirigidos a otros usuarios de la carretera), puede sorprender que en mucho otros, como el Reino Unido, está prohibido usar el claxon de noche o en zonas urbanas.

6. Tranvías (Noruega)

En Noruega, los tranvías tienen preferencia. Puedes poner la norma a prueba, pero no te lo aconsejamos.

7. Luces (varios países)

Mientras que normalmente, si te dejas las luces encendidas acabas sin batería, en países como Suecia, donde las horas de luz escasean en invierno, es obligatorio dejarlas encendidas siempre, incluso un día soleado de verano.

8. Alcohol (Macedonia)

Beber y conducir es ilegal, desde luego. Pero en Macedonia las autoridades van incluso más allá: si estás bajo la influencia del alcohol no puedes sentarte en el asiento delantero, y presuntamente no solo porque serías de lo más inútil como copiloto.

9. Alcohol (EE.UU.)

En Estados Unidos, las leyes de tráfico varían de estado a estado. En algunos se considera una ofensa llevar bebidas alcohólicas dentro del coche. Así que si vas por Skyline Drive con las ventanas bajadas y John Denver en la radio, guarda la caja de Bud Light en el maletero.

10. Beber (Chipre)

Ya no hablamos de alcohol, en Chipre, un simple trago de zumo de naranja al volante puede causarte problemas. Si tienes sed, cosa bastante probable durante el caluroso verano chipriota, debes parar para poder beber dentro del coche.

11. Fumar (Grecia)

Mientras que en el Reino Unido está prohibido fumar en los vehículos de trabajo, en el vehículo privado puedes fumarte un paquete de Silk Cut cuando te plazca. Pero en Grecia está prohibido fumar en los coches en general. Así que si vas de Alexandropoulis a Atenas, ponte un parche o aprovecha para dejarlo.

12. Autostop (varios países)

Hacer autostop tiene un cierto romanticismo, pero ya no. En muchos países, como Rusia, es ilegal levantar el pulgar y  mostrar carteles de cartón. Asimismo, recoger a un autoestopista también es ilegal.

13. Suciedad (Bulgaria)

Mientras que en España es todo un honor que alguien escriba LÁVALO en tu furgoneta blanca, en Bulgaria esto te traería problemas. Es obligatorio lavar el coche antes de entrar en el país, así que nada de mensajes divertidos. En Costa Rica, tienes que fumigar el coche antes de que te dejen entrar.

14. Mujeres (Arabia Saudita)

Presuntamente, en Arabia Saudita escasean los chistes de mujeres al volante, ya que la ley prohíbe a cualquier mujer conducir un coche.

15. Aparcamiento (España)

En las calles de una sola dirección de algunas ciudades españolas solo se puede aparcar en el lado de la calle con casas de números impares los días impares del mes, y en el lado con casas de números pares los días pares del mes. ¿Entendido?

 

 

Que ver en Sevilla

Pocas ciudades españolas pueden presumir de tener tanta historia, monumentos de interés y rincones con encanto como Sevilla, la ciudad andaluza cruzada por el rio Guadalquivir. La importancia de la ciudad durante siglos y el paso de distintas civilizaciones han dejado un rico legado difícil de igualar que conforman un casco histórico rico y lleno de posibilidades para el visitante. Si a esto le unimos el carácter de su gente, el buen clima que posee y su rica gastronomía, dan como resultado una ciudad de obligada visita.

 

 

Reales Alcázares. Impresionante conjunto palaciego que puede recordar a La Alhambra de Granada por su famoso patio de estilo mudéjar. Los Reales Alcázares, Patrimonio de la Humanidad, son ideales para admirar la belleza del arte árabe, pero no sólo eso, ya que aquí encontramos un mestizaje de estilos que nos lleva desde el arte islámico de los primeros propietarios hasta el barroco de las últimas grandes reformas. Recorrido imprescindible por la historia de Sevilla. Ver tarifas y horarios.

 

 

Giralda y Catedral de Sevilla. La Giralda, antiguo alminar de la mezquita de la ciudad, es hoy en día uno de los símbolos más destacados de toda Andalucía. Los dos tercios inferiores pertenecen a la época almohade, mientras que la parte superior fue construida en época cristiana para albergar el campanario de la Catedral de Sevilla (la catedral cristiana de estilo gótico más grande del mundo). Como curiosidad, aquí descansan supuestamente los restos de Cristóbal Colón, cuyo entierro se ha celebrado al menos 5 veces. El conjunto es Patrimonio de la Humanidad. Ver tarifas y horarios.

 

 

Torre del Oro. Aunque muchos sostienen que el nombre de esta atalaya se debe a sus reflejos dorados sobre el agua, lo cierto es que es más probable que su origen tenga relación con su uso como parte de una fortificación por la que los navegantes portaban grandes cantidades de oro hasta el Alcázar. Hoy alberga un museo naval que recoge importantes fragmentos de la historia de la ciudad. Ver tarifas y horarios.

 

 

Triana. Este popular barrio de Sevilla podría considerarse como una ciudad en sí misma, con su propia identidad y tradiciones. De hecho, el Puente de Triana, que cruza el Guadalquivir, lo separa físicamente de Sevilla. Aquí han nacido alguno/as de los toreros, cantaores, tonadilleras e incluso humoristas más famosos de España.

 

 

Archivo de Indias. Historia en estado puro. Creado en 1785 por orden de Carlos III, el Archivo General de Indias sirvió para reunir toda la documentación disponible sobre las colonias españolas en una ciudad que había tenido uno de los principales puertos del mundo. Hoy es un importante centro de investigación y puede visitarse bajo demanda, en grupos. Es Patrimonio de la Humanidad.

 

 

Plaza de España. Probablemente una de las plazas más reconocibles del mundo. Construida en 1929 con motivo de la Exposición Iberoamericana, esta gigantesca plaza destaca por sus famosos bancos con 48 provincias españolas, las dos torres barrocas que flanquean el semicírculo en sus extremos, la fuente central y el que canal que la bordea. Fue protagonista en Lawrence de Arabia y La Guerra de las Galaxias.

 

 

Santa Cruz. Este distinguido barrio de Sevilla, conocido como la Judería de Sevilla por haber albergado el antiguo barrio judío, recibe su nombre por la Parroquia de la Santa Cruz, originalmente ubicada en la plaza homónima. Destaca por su tradicional entramado de callejuelas y lugares ilustres como el Hospital de los Venerables o la Casa-Museo de Murillo.

 

 

Parque de María Luisa. Cedido a la ciudad por María Luisa de Borbón en 1893, estos antiguos jardines privados tomaron protagonismo en 1929, año en que fueron sede la Expo Iberoamericana. Aunque ya no es el único parque de la ciudad, ni el más grande, sigue considerándose como el Parque de Sevilla. Ideal para pasear y disfrutar con la familia.

 

 

Isla de la Cartuja. Más de 300 hectáreas, rodeadas por el Guadalquivir, fueron usadas en 1992 para albergar la Expo’92 de Sevilla. Hoy en día es un nuevo distrito, del que podemos destacar algunos de los puentes que la unen con la ciudad (Alamillo y Barqueta), los antiguos pabellones (algunos de ellos abandonados y otros reconvertidos), Isla Mágica (un parque de atracciones) y el Parque Tecnológico Cartuja ’93.

 

 

Tradiciones. Sevilla es conocida mundialmente por algunas de sus expresiones folclóricas más vistosas. Más allá de los tópicos, lo cierto es que si está mínimamente informado no le será difícil presenciar una corrida de toros en La Maestranza, contemplar una procesión en Semana Santa o divertirse con el baile flamenco en la Feria de Abril. Lo que podrá hacer todo el año, y a buen precio, es disfrutar de las increíbles tapas y raciones de los bares sevillanos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes: http://www.losapuntesdelviajero.com